jueves, 1 de marzo de 2007

A 2 de las 3

Llegará el día en que se despierte la última en partir
Y sentirá que todo va a estar mejor,
Sin saber que podrá traerle el destino y el tiempo.

Llegará un día en que el dolor que le oprime el pecho,
Desde el día que la primera se fue a la constelación
Hasta ese mismo día en que todo terminará sin saberlo,
Deje de ser negro y punzante para ser blanco y brillante.

Las envolverá entonces una paz intensa
Y el amor reprimido escapará por cada uno de sus poros
Y en un arrebato de alegría descontrolada
Se unirán por fin en el abrazo colectivo que tanto extrañaron

Tal vez llorarán, tal vez reirán, tal vez gritarán,
Ninguna sabe que pasará, porque ha pasado demasiado tiempo
Y tal vez cuando se encuentren no se reconozcan,
Tal vez las acciones de las últimas en llegar le hicieron daño a las otras.

Nadie sabe que podrá pasar el día que por fin la felicidad deje de ser un camino
Para convertirse en el único lugar en el que se puede existir,
Por que no existe cosa más grande que el poder de las niñas cuando las juntan

Llegará el día en que luego de perder sus 2 patas, el trípode pueda caer tranquilo al suelo, porque las alas de los ángeles que solían ser pilares lo atraparán y lo cobijarán en el sueño más puro y tierno, en un sueño eterno, que no podrá ser interrumpido ni por la vida renaciente.

Llegará un momento, lo sé, llegará.  En ese momento tendrá sentido todo lo que fue construido con la imaginación y con la esperanza que el amor haya sido real, y no haya sido simplemente un refugio utilizado como escudo protector de las garras y el alcance del fin.

El día en que ustedes dos, amigas mías, niña del azul y suspiro, lleguen aquí a ocupar las 2 estrellas que las esperan en el cazador, el universo entero podrá implotar, podrá ser tragado por mil agujeros negros y no importará, realmente no valdrá nada porque por fin el destino quitó la pausa al poder que un día hizo nacer, y la vida perfecta que imagino a su lado será realidad.

Tal vez llegarán a mí con el corazón roto, tal vez lleguen al cinturón sin entender el momento de su partida, pero yo he aprendido muchas cosas que espero enseñarles, han pasado muchos años desde que nos dejamos de abrazar como solíamos hacerlo, pero todo este tiempo valió la pena para entender que en un trípode cuando una patita falla, es muy difícil continuar unidas haciendo el mismo trabajo, por eso, estoy segura que no nos separaremos.

Desde aquí al lado, las veo muy diferentes, pero siguen siendo iguales en el fondo, las 2 lo saben cada vez que se miran y se abrazan o simplemente se ríen al mirarse a los ojos, mientras se esfuerzan por no dejar escapar el destello de las lágrimas que tanto atrapan y sólo dejan salir cuando nadie está ahí.

Han vivido pensando que les dejaron una pesadilla y que están atrapadas.  No se han dado cuenta que lo que ustedes hacen es lo qué yo hago? Acaso su forma de vida, su forma de ver la vida es la que quieren para mi, es la que yo les presenté?

No hay comentarios: