domingo, 22 de abril de 2007

Que pereza pensar en un título!

Aquí me siento, una semana después de escribir When life is pointless…

Definitivamente entre la cabeza y el corazón existe una dualidad complicada, cuando uno de los dos se le atraviesa un recuerdo o un suceso, el otro se puede quedar afectado por eso, por una conexión de sangre, por algo que no se puede explicar, y por otro lado, a veces no se ponen de acuerdo en algunos temas, que si lo hicieran todo sería más fácil.

Le desconectaron el cargador, y las baterías para seguir adelante se le acabaron, no encuentra por donde seguir para sentirse feliz, no encuentra con quien seguir para sentirse feliz, a pesar de tener tantas cosas envidiables a su lado… Siente que algo le falta en lo profundo de su corazón, siente que le falta un energizante que le haga sentir que haga lo que haga todo va a estar bien, porque va a tener alguien que va a estar ahí bajo cualquier circunstancia, que va a estar ahí brindándole lo que nadie a su alrededor le puede dar.

No hay comentarios: