8.5.07

No hay sujeto, no hay asunto

Ahora soy yo, quien te pide que no sigás presente en mi vida.
Ahora soy yo, quien te dice, tal vez, adiós...

¿Será lo correcto? Por ahora no lo sé.

¿Estaré bien? Supongo que si, porque no nací pegada a vos y olvidar no puede ser imposible.

¿Me arrepentiré? Sólo el tiempo traerá la respuesta, cuando llegue el día en que me caiga, como un balde de agua fría en la cabeza, el realizar que ha sido mi vida desde que te comuniqué mi decisión.

Algún día me volveré a despertar y podré mirar atrás y tal vez te llamaré para conversar, para ver que ha sido tu vida lejos de otra hada.

En este momento siento que no te dejo solo en el medio de la nada, no te dejo mal, ni te dejo perdido, por que ahora contás con más ayuda de la que yo podría darte.

El día que te fuiste yo aprendí a vivir sin vos, por puro orgullo, ¿seré capaz de retomar lo aprendido? ¿Seré capaz de continuar mi aprendizaje? Claro que si, ya se que es cuestión de llevar las cosas paso a paso, la costumbre de no llamarte y de no verte se hará cada vez más fuerte.  Tal vez lo más complicado sea sacar el mundo que te concierne de mi órbita.

En el momento sé que es algo que parte de mi quiere hacer desde hace mucho tiempo, pero imaginarme tu cara al leer mi adiós, me quema el cerebro y quiere salir el resultado como lágrimas de mis ojos, no puedo evitar sentir que hice algo malo...

¿Tendré que aprender a ser egoista? ¡Seguramente! Mi vida gira en torno a mí, a hacerme feliz, no a hacer feliz a la otra gente, y así suene horrible, en esa otra gente estás totalmente incluido.

Hay algo que navega en mi mente y se niega a naufragar...¿Estoy segura que es esto lo que quiero? Ya habrá pasado el tiempo suficiente y necesario para darme cuenta que necesito mi vida sin vos, ¿o es simplemente un impulso? No tengo la menor idea, con todo lo que tengo, quisiera saber si mandarte a vivir fuera de mi mundo es lo que quiero, ¿¿¿¿¿cómo hago pues para saber?????

Estoy sintiéndome atrapada, no puedo pensar como debo hacerlo, necesito tiempo para mi misma...Pensar con tranquilidad, sólo que aquí sentada en mi oficina no puedo hacerlo, ¡debo laborar!
Share: