miércoles, 2 de mayo de 2007

Palpitaciones extrañas en el fondo de mi interior

Todos los días tenés la oportunidad de poder distinguir entre tus amigos y los que no son tanto como dicen serlo...

Pasan cosas buenas, corrés a contarle a todo el mundo y la gente se alegra; pasan cosas malas, no le contás a nadie, esperando que se den cuenta simplemente porque llamaron a saludarte y no aparecen!

Debajo de la piel, más aún, debajo de las costillas, hay un órgano al que se le atribuyen los dolores causados por los sentimientos...El corazón...Es tan frágil que una simple frase te lo puede romper, unos simples celos incluso de amistad, pueden hacer que el corazón palpite tan profundamente, que con cada impulso de sangre carcome el alma invisible e intangible, dejando cicatrices que no borran tan fácil, por mucho esfuerzo que vos pongás.

Cuando uno siembra orgullo en el corazón y rencor al mismo tiempo, es muy difícil conservar al lado gente, porque creo que aumenta la exigencia.  Es el caso de una amistad débil, generada de la nada, por simple casualidad o deseo de una persona, y que se crea con las bases erróneas y ciega con el ánimo de enamorarse, pero los fantasmas del pasado no permiten continuar.  Es el caso de un amor, que después de recibir golpes y quemaduras, es capaz de sanar y volver a latir en paz...

No sé que temo perder si no poseo nada, no sé que me duele si me siento normal, no sé que imaginé que se rompió sin darme cuenta, no sé en que momento la ilusión me quedó grande y dejé que me la quitaran, no sé por qué decidí jugar contra las mayores probabilidades y apostar que ganaría aún con el temor en el fondo de perder, no sé por qué me duele tanto si sabía que perdería, no sé por qué no me quedé quieta y seguí el juego de la forma más tranquila, para no recibir desengaños, no sé por qué me tiré al agua y acepté algo que no debí aceptar, porque se estallaria la burbuja que protegía lo que tanto quise volver a tener...

Me voy a viajar al mundo Onírico, el Carbiélago me espera... Estoy inyectándole energía y llenando de humo mi interior para que sus alas tengan una ayuda extra y pueda llevarme a donde deseo, allí, donde nada de lo que me duele me puede tocar la realidad.

No hay comentarios: