jueves, 31 de mayo de 2007

Viaje al cielo en una tarjeta

Tomé una tarjeta en mi mano, en ella, una caricatura me llevó en un viaje a través del tiempo.  Cerré los ojos y cuando los abrí, alguien me estaba abrazando, alguien que se reía de forma particular… Su cabello era largo, era una mona un poco más bajita que yo, y sentí como en su abrazo me transmitía toda la energía que le sobraba.  Unos instantes después estaba despertando con ella a mi lado, recordé muchos días que fueron así, sentí alegría, no me quería ir de allí y ella me habló… Me rogó que no la dejara sola, ahí, en mi recuerdo y lo único q pude hacer para volver a la realidad fue prometerle que la visitaré más seguido…

Droga? Desesperación? Será que el cielo por fin me regaló lo que había renunciado a pedir? Compasión?

Mirar esa tarjeta durante 5 minutos y tocarla, transportó mi espíritu a un lugar que no pensé visitar jamás de la forma como lo hice, no eran sólo imágenes desfilando en mi cabeza, taladrando a su paso, haciéndome recordar momentáneamente en vano y despertar deseos que con tanto ahínco pude dormir, no, estos eran repeticiones de escenas, como cuando un director hace repetir una escena de una película por que cree que puede quedar mejor, sólo que esta vez no pueden quedar mejor, porque mejor es imposible!

Yo que pensaba que ir al cielo era complicado… Anoche me demostraron lo contrario, una amiga me hizo el mejor regalo que me pudo haber hecho, me entregó un pasaporte para tiempos felices, para lugares de perfección.

Recuerdo que en ese trance, mi cuerpo estaba estático, mis manos temblaban, mis ojos estaban entreabiertos y mi sonrisa era imposible de disimular, había otras personas en el mismo lugar físico, pero donde mi mente estuvo, nadie jamás ha estado…

Éxtasis es lo que quedó en mi cuerpo después de mi viaje,
Dolor es lo que quedó en mi mente al decirle hasta luego,
Perdón es lo que le pido a quien visité por tener que partir,
Gracias es lo que le digo a quien me regaló el pasaporte…
 
Una inyección de una sustancia que no voy a dejar, 5 minutos fueron suficientes para crearme una adicción de la que no me interesa salir…

No hay comentarios: