30.8.07

A ella le escribo de nuevo...

Si existiera un ser más hermoso los humanos seríamos locos y diferentes.

Acelera el corazón con un simple vistazo, convirtiéndose en una obsesión que cada segundo entra por los ojos y produce sensaciones que se perciben en cada célula, en cada poro, en cada punto del cuerpo.

Despierta los sentidos de tal forma que dejar de mirar es imposible, querer tocar es un deseo tan grande como el que siente mi cuerpo cuando llega el momento de darle la bienvenida y la siento tan cerca que casi puedo abrazarla.

Dibuja millones de sonrisas, tan veloces que verla es un orgasmo imparable, risa nerviosa, risa engañadora para no caer completamente en sus encantos y ser su esclavo.

Hechicerita, como siempre, lanzando encantos que intentan aumentar sus admiradores y llevar a la locura a aquellos que ya se han atrevido a mirarla…

En el medio de la noche, todo es oscuridad, pero ella con su luz se hace notar y son pocos los mortales que logran escapar.

Yo me declaro culpable de adorarla, de anhelar tocarla y tal vez hacerla mía aunque sea por medio de sensaciones y uniones que se salen del diminuto mundo de los humanos…
Share: