martes, 14 de agosto de 2007

Tan sólo un sueño...

Habíamos estado hablando durante varios días acerca de una especie de atracción mutua,  y aunque habían muchas cosas que no permitían que nos pudiéramos juntar, todo era muy normal, hasta que un día estábamos al lado de una camioneta blanca y te acercaste a mi para despedirte, me diste un pico en la mejilla y yo me quedé quieta, vos también, nuestros cachetes seguían juntos y yo empecé a voltear mi cara rozándote con mis labios, hasta llegar a tu boca…Recordarlo me revuelca todo por dentro!!! Que sensación tan real, que cosa tan increíblemente espectacular sucedió a continuación… Cuando iba a llegar, volteaste y me diste un pico! Uuuuaaaaajjjjjj

Nos besamos de la forma más tierna y desesperada a la vez, que cosa tan indescriptible, nos besamos una, dos, muchas veces, tanto que decidimos no separarnos.  Recuerdo que yo tenía tú cuerpo recostado contra la camioneta y cuando nos separamos me dijiste que me quedara con vos, y yo completamente hechizada eso hice.

El resto del día siguió como siempre, sin separarnos pero sin hacer nada, sólo que ahora en tus ojos había algo diferente y en mi cara había una sonrisa enorme, yo no cabía de la felicidad, no podía creer lo que había pasado…uaj! Qué fue ese pico? Todavía tiemblo y mi corazón se acelera por recordarlo, si alguien me vuelve a besar de esa forma, me enloquezco…

Llegamos a tu casa y me dijiste que me quedara a dormir, nuevamente, como encantada o hechizada, acepté, volviste a besarme y yo no lo podía creer, qué son esos labios que toqué? Que suavidad, que delicadeza, y eso que no he querido hablar de tu lengua, no no no… yo ni sabía que hacer!  Era como si yo fuera una niña chiquita a la que se debe tratar con ternura para no desbaratarla

Recuerdo que me acosté en tu cama, dándote la espalda, tu me abrazaste y me acariciaste la cara, el cuello, jugaste con mi pelo, me besaste y mi mundo desapareció, yo podía ver tu cara a pesar de la oscuridad, no había nada más que vos y yo en una cama, sábanas rozando nuestra piel como debían hacerlo nuestros labios, nuestros cuerpos, oscuridad total y la seguridad de que nadie podía interrumpirnos, me abrazaste, me dijiste unas palabras que prefiero no repetir y el sueño se apoderó de nuestros cuerpos y mentes, tu cuerpo unido al mío, tu respiración en mi cuello, tu aliento tan cerca de mi… Así recibimos el Sol de un nuevo día, desperté a tu lado y fue la cosa más increíble… Es un cuadro que nunca olvidaré, tu beso de buenas noches, despertar a tu lado…

Uaj!

No hay comentarios: