jueves, 27 de diciembre de 2007

De Peter y mi cabeza


Se quiere salir de su lugar, está palpitando tan fuerte que duele, los ojos a duras penas le abren, los oídos están agudizados y el sonido de la buena música le retumba en cada célula, incrementando aún más su dolor.
Sigue el tiempo tratando de descubrir por qué tiene que compartir su espacio con un ser que no le causa más que dolor.
Cada mañana siente el efecto que los rayos del Sol tienen sobre sus pequeñas ventanitas, quemando el interior de su sensible ambiente, obligando a bajar las persianas.
Es en sí un pequeño sistema que forma parte esencial de un sistema mucho más grande y tal vez más complejo.  Digo tal vez porque ella solita es un enredo, lleno de elementos con funciones tan diferentes que no es posible describir una única función, y mucho menos es posible aislarla del todo del que hace parte.
Es como un universo en el cual suceden cosas locas, se fabrican fantasías, se maquinan sueños, se visualizan situaciones improbables sin necesidad de cerrar sus ojos, porque realmente poco o nada interesa que el mundo se entere de las excentricidades que ocurren al interior.
Todo lo anterior no es nada menos que la cabeza de quien les escribe.  Un mundo en el interior de una chica que a su vez habita en un mundo que no comprende y la obliga a soñar y a vivir en su propia Fantasía...

No hay comentarios: