domingo, 13 de enero de 2008

Desespero

No pensé volver a sentir temblor en las manos
No pensé volver a sentir un nudo en el interior
No pensé volver a sentir ganas de llorar...

No pensé que la ansiedad por algo se pudiera sumar a otra, haciendo del cuerpo una mezcla de desespero, un enredo de sensaciones que provocan saltar para que la energía acumulada se vaya, que provocan viajar al Onírico para dejar de sentir, que provocan tostarse para reír de los pensamientos locos que se te clavan en la cabeza.
Jamás pensé que volvería a ser tan vulnerable a vos, vos! 
Vos por quien lloré, vos por quien juré que no volvería a lo mismo, vos que acabaste con el orgullo y con la fuerza!
Unas simples palabras disparan el motor de pensamientos y te extraño… 
Te extraño como a la nicotina que pide un cuerpo que está dejando de fumar, te extraño como a la mirada profunda de unos ojos que me enloquecieron, te extraño como extraño la sonrisa que  ilumina el universo!

No hay comentarios: