lunes, 25 de febrero de 2008

A la más chismosa!


Regida por el signo más sexual, reventás contra la playa el poder del mar, inyectás energía en quienes se detienen a contemplarte aunque sea por unos segundos, elevás la mente a velocidades incontrolables llevando a la locura, despertás sensaciones de deseo, iluminás todo lo que tocás, hasta los rincones de una habitación y de la piel cuando la ropa es obligada a desaparecer.
Vos, dueña de mil sueños, fuiste testigo de nuevo de la representación de un montón de sentimientos que los humanos cosechamos...amor, locura, amistad, deseo, gusto, pasión...
Una vez más, te quedaste observando como perdí los estribos mientras me entregaba sin restricciones al juego más insólito en que participé hasta ahora.  En nuestros cuerpos viste temblor, desborde de sonrisas, caras de satisfacción, escenas en las que las palabras no se asomaban porque del interior sólo era posible obtener sonidos exitantes y hechizantes...Gemidos que nos impulsaban como cohetes hacia el lugar donde siempre deseamos estar, sólo que esta vez fue diferente, este viaje fue especialmente perfecto.

Con desbordante brillo en los ojos nos viste sonreír mientras la música adornaba un salón, música que quizo mimetizar nuestras voces y aumentar el ambiente más propicio para hacer realidad nuestro sueño en común.
Blanca, tan pura, tan iluminada, viste cómo me enamoraron más?  Me vigilaste como solés hacerlo, le contarás a las estrellas lo que viste? Mientras pasaba el tiempo y nuestro juego se iba desencadenando, viste desde arriba el temblor de la tierra? Una noche tan hermosa no pudo haber hecho menos!

No hay comentarios: