jueves, 14 de febrero de 2008

No sé

Te robaste mi pensamiento, todo comenzó por pensar en los celos, o en el primer día que le dí un beso, o en el llanto.  Sé que se acerca otro día en el que debo verte, es una fecha muy importante; también sé que la última vez que te ví te llevaste el recuerdo de haberme hecho llorar; sé además que lo que fuimos se perdió entre silencios y llantos, y que lo que ahora sos no es lo que quiero recordar y por eso me alejo.
Escuchar, leer, pronunciar tu nombre produce una sensación extraña en mí; mi reacción ante sentirte de cualquier forma es como si me montaran a un tobogán de 90 pies de altura y me tiraran con la cabeza hacia abajo y los pies cerrados; no sos lo que fuiste, no soy lo que fuí, la conexión divertida se volvió dolorosa y ahora han perdido sentido muchas de las cosas que hice por vos, que viví con vos.

No hay comentarios: