martes, 8 de abril de 2008

Se acabó este show

Un orgullo? Una herida profunda que acabaron de reabrir? Un volcán que dormía? Una excusa perfecta?

Un corazón que a gritos pedía esto, una cabeza que no era capaz de concebir la idea, un cuerpo y una mente que día a día disminuyen su adicción.  Un obstáculo que parecía ser uno más del grupo de los insignificantes, se convirtió en el fin de la película de varios géneros que sin cámaras constantes logramos filmar.

Es fácil decir adiós, pero no es fácil olvidar, aún recuerdo, y puedo apostar mi vida a que recordás.  Pero es más fácil aún acabar con este teatro de tablas sin actores y poco público pendiente, sólo hay que romper el silencio, pero tenés que ser el ganador, de otra forma no lo soportás y para ser sincera, no quiero mover una sola ficha para volvernos a encarrilar.

La situación te estaba torturando y a mi cabeza estaba rayando.  Celos, envidias, mal genios, desconfianzas disfrazadas en su absoluto antónimo, hipocresías, deseos... Llegó el detonante y así fue como terminó esta, nuestra historia!

No hay comentarios: