martes, 27 de mayo de 2008

Volví....


Sólo un sueño.  Despertá.  Abrí los ojos.  Despacio.  Mientras lo hacés observá a tu alrededor.  Entendé un poco donde estás y con quien estás.  A tu lado no está quien quisieras.  Otra vez pasaste la noche al lado de nadie o de quien no debiste, es lo mismo.  La volviste a cagar o no.  Lo sabrás cuando terminés de abrir los ojos.  Soñaste que amabas y te amaban.  Soñaste haciéndole el amor con tanto voltaje que es lo único que tenés en la mente.  Quisieras que el sueño hubiera sido real y no hubieras tenido que pasar la noche al lado de nadie o de quien no debiste.  Te enamoraste.  Abrís los ojos porque empezó un nuevo día, no porque querés vivir un nuevo día.  Sentís remordimiento por no hacer tu sueño realidad.  Te duele el sabor de la derrota.  Crece el vacío que tenés adentro a medida que seguís abriendo los ojos porque sabés que ahí no está, pero toda tu energía está concentrada deseando que esté.  Ilusa.  Hace mucho tiempo te enamoraste y sabés que el que lo hace es quien pierde.  Sentís como si todo lo que viviste mientras te enamoraste, todo lo que te imaginaste y todo lo que soñaste en nombre del amor no fue más que eso, un sueño.  Un sueño que tuvo que parar cuando sonó el despertador.  Una campana.  Un timbre.  Sólo un sueño.  Ilusa, que vas a hacer ahora.  No la cagués más.  No te entregués al vacío.  No pasés la noche por pasarla.  Con eso no vas a llenar el hueco que te chupa el corazón.  Aceptalo.  El aire que elevaba el globo se escapó por el roto que hizo el perro al morder.  Es hora de meterle toda la energía a dejar la adicción.  Caída libre.  Ilusa.  Sabías que iba a pasar pero igual no evitaste enamorarte.  Te provocaste.  Jugaste con lo más escondido que había dentro de vos y te excitó el proceso.  Te gustó tanto como te gustó la primer vez que sentiste amor y sabías que te dolería tanto como esa vez, pero saltaste.  Te fascinó.  Abrí los ojos.  Todo tiene solución.  No hay finales felices.  Tal vez no hay finales del todo.  Pará y pensá.  Es hora de hacerlo.  Dejá de actuar sin sentido.  No vas a encontrar en entes lo que soñás.  No es bueno perder el juicio.  Vas a terminar metiendo la pata.  Dejá de soñar.  Despertá.  Abrí los ojos.  Bajate y volvé a pisar la tierra...

No hay comentarios: