29.12.11

Renglones en el cielo

Hay renglones en el cielo sobre los cuales escribo mi historia, de sonrisas, lágrimas, amistad, triunfos, fracasos, alegrías, amor, desamor, tristezas, satisfacciones, ilusiones, desengaños, soledad.

Lentamente voy plasmando lo que vivo y lo que quisiera.
Lo que he vivido se desdibuja con el paso del viento y en el cielo sólo queda espacio para mi presente y tal vez para mi futuro, un futuro incierto, borroso, lleno de ilusiones contradictorias pero igualmente fantásticas, un futuro que no puedo dibujar sin mi presente, que bastante caótico es ahora mismo...

En el cielo juego a escribir mi vida mientras me desprendo de cada sensación y sentimiento para darle cabida a una nueva.
Share:

28.12.11

Ahora mismo

Te desconozco conociéndote como lo hago, te desdibujas con tus acciones de una mente que amaba tus colores y tus formas, me dices adiós sin quererlo y no nos queda más remedio que desprendernos, del amor, del odio, de todo sentimiento que algún día pudimos sembrar y cosechar, pues ahora mismo no queda nada, no sé quien sos y mucho menos quien soy porque yo también me he perdido en este tormentoso mar en que he divagado sin norte durante tanto tiempo.
Con el corazón débil y los ojos ausentes temo por nuestro futuro que jamás pudimos cocinar, ni en tus sueños ni en los míos, y me desapego de nuestro pasado que hermoso fue tanto como tormentoso.  Nuestro presente es confuso, en tiempos de cólera nada es seguro, nada es saludable y así me esfumo con tu amor a ningún lugar donde pueda ser encontrado y contaminado...
Share:

27.12.11

Vuelve y juega

Una vez más es 27 de diciembre, de nuevo mis pensamientos giran en torno a la muerte de esa espectacular amiga.
Hoy no se ni qué pensar ni qué sentir, aparte de la tristeza obvia que se ha instalado en mi desde hace un tiempo.
Siento más de un vacío, siento su ausencia, siento una insoportable dificultad de escucharla en mi mente, de recordarla.  No soporto saber que cada vez es más difícil sentir sus abrazos, escuchar su particular risa, todo, cada vez es más complicado de recordar y me duele pensar que sus recuerdos se pueden llegar a esfumar.
Share:

14.12.11

Me gustarían unas cuantas cositas

Cómo me gustaría verte correr, correr hacia mí, con alegría, desenfreno, que saltes a mis brazos y te quedes en ellos para sentir amor puro combinado de tu parte y la mía.
Cómo me gustaría verte sonreír, ver tus dientes asomándose inevitablemente ante el efecto que mi presencia tiene en tu boca, llevándola a esa posición que indica nada menos que satisfacción, incluso felicidad.
Cómo me gustaría escuchar tu voz, esa voz llena de energía que me mueve como las olas del mar, que me recarga y me hace reír, no porque todo lo que dices todo el tiempo es charro, sino porque me diviertes realmente con cualquier palabra.
Cómo me gustaría tenerte aunque sea una vez más, atraparte en mi, sin necesidad de artilugios, sólo con quien soy que tanto querés.
Te quiero para mí, te extraño, aunque no debería ser así... Peeeeero, así es y punto.
Share:

¿Quién te mandó a ser tan indispensable?

¡No es nuestra culpa que las ganas de llorar nos invadan y nos aten, dejándonos ninguna opción más que dejar nuestros ojos liberar la energía y la tristeza contenida en ellos desde tu partida!
Sólo somos humanos, te extrañamos, te anhelamos, te consideramos más que importante, primordial en más de una situación diaria de nuestra vida y no llorarte a veces es difícil, pues te consolidaste como un pilar sin duda.
Intentamos no llorarte, intentamos mantenerte en nuestras memorias, intentamos recordarte en familia pero es complicadísimo no encontrar tu voz, tu apoyo, tus abrazos, tus sonrisas en tantos momentos que seguimos viviendo.
Acostumbrarnos a una ausencia como la tuya no será cuestión de meses, no sé cuestión de qué será, pero espero que no te moleste mucho vernos llorar, cuando nos veás haciéndolo simplemente pensá que sos tan putamente grande que el sentimiento nos desborda y a veces no sabemos qué hacer con él y es inevitable expresarnos por medio de lágrimas.
Share:

2.12.11

Así tan fácil

La dejó ir, se quedó mirándola caminar hacia la entrada de la puerta de embarque.
No la dejó de mirar por un segundo siquiera, ni parpadeó, pero tampoco fue capaz de moverse o modular algo para detener su marcha aunque fuese por un segundo. Ella lo miró y con lágrimas en los ojos le dijo adiós con la mano, mientras él en ese lugar sentía como todo por dentro lo impulsaba a gritar o correr hacia ella, pero al quedarse inmóvil sintió como se desmoronaba, sus piernas se hacían débiles y su corazón se desbarataba. "Chao amor", pensó sin poder hacer algo diferente a mirarla, sabiendo que esa era la última vez que la vería, que ella nunca iba a volver y que jamás se perdonaría permitirse perderla porque como ella no encontraría a nadie.
Share:

19.11.11

Jugando con mi máquina de escribir


Vaya, vaya, cómo pesa una vieja y divertida máquina de escribir… Necesito un escritorio, donde permitido me sea entregarme al placer de golpear teclas para jugar con letras.  Estoy jugando con este viejo y colorido aparato, al cual encuentro inspirador, como si fuera un viejo escritor de los años quién sabe cuáles (porque no tengo idea en qué año se inventaron esta belleza) me siento, mientras encuentro en la tenue luz que me regala el atardecer de este sábado desalcoholizado, pues los antibióticos impiden hacer de esta velada de escritura pura y dura, una más perfecta y bohemia. 

Vaya tela con los espacios de esta máquina, que inteligentes quienes la desarrollaron y se idearon el concepto de los espaciados en los párrafos.  Supongo que comenzaré a ensayar uno por uno hasta que encuentre el que me satisfaga.

Pregunta mi hermosa mamá ¿qué estoy escribiendo?, ante mi cara dice, ¿así locuras? La verdad es que no podría estar más acertada en su afirmación con cara de interrogación, pues esta es mi mente disparando palabras a granel, sin pensar mucho en las consecuencias, justo como me gusta jugar, libre, sin ataduras, sin sentir nada más que el sonido de las teclas golpear el papel (es que realmente no puede haber nada más inspirador que esto, bueno, sin contar el mar y su eterno amorío con el cielo), lo mejor aún de este fantástico y sincero ejercicio, es que no hay mucho que pensar, simplemente dejarse llevar por lo que los dedos indican, finalmente, soy humana y desconozco el exacto funcionamiento de mi mente, ¡sobre todo cuando se tienen sólo ¾ de ella!

Libertad, amor por la escritura, tiempo para hacerlo y una mente por la que divagan a una velocidad impresionante mil imágenes e historias todo el tiempo… ¿¿¿Qué más se necesita para concluir con éxito este fantástico  ejercicio??? Nadda! Que yo misma soy la chica que juega con letras, a su antojo, creando y destruyendo todo cuando pasa por mi cabeza a la velocidad y con la aceleración que se me pega la gana o mejor dicho que se le pega la gana a mis dedos, porque no hay nada más realmente aparte de esto, mis dedos pinchando rápidamente las suaves y hermosas teclas de mi nueva, pero muy antigua máquina de escribir y nada más existe en este momento… nada más existe.

Me fascina este nuevo regalo, me encanta saber que una vez perteneció a una de las personas que más he amado en toda mi vida y que ahora es mía, como una gentil y preciosa herencia con el fin de que continúe con mi amada actividad y escape que ha sido la escritura desde que la vida me demostró por vez primera el poder que las palabras podrían generar y podría otorgarle a una persona que sepa qué hacer con ellas.

Fantástico, el cielo está cubriéndose de nubarrones y figuras de color grisáceo, indicando que nuevamente lloverá esta noche y no podré ver las estrellas que tanta falta me hacen y que ya deben dejarse ver en el cielo… La constelación que guía mis pasos y me hala hacia ella, permitiéndome abrazar mi destino de vivir en las estrellas junto a esa hermosa amiga que se fue primero que los demás de mi mundo físico, pero se quedó clavada y grabada no sólo en mi corazón sino en mi piel.  Ha de extrañarle que tenga un par de tatuajes nuevos que no tengan mucha relación con ella, aunque viéndolo bien y conociéndonos como lo hago, sé que si tienen relación y que su destino final estaba fijado para ser grabado en mi mano izquierda para luego pasar a vivir en la mano derecha y de ahí, apoyarme y guiarme en todas mis decisiones… :) sonrío honestamente con este espectacular regalo… gran fuente de inspiración, quisiera encerrarme con una copa de whisky y un tabaco liado, en una habitación frente al mar y de una vez por todas, con mi máquina poder cerrar los ojos y jugar, como si nada más importara, porque una vez más, frente a mis letras, nada más existe.

Sentir el aroma de la brisa, amor con sabor salado, amor marinero, el viento suave tocando mi rostro y llenando mis poros con esa inmensa energía que el mar tiene para regalarle a toda la tierra y a todos los seres que habitan en ella, sonreír y percibir como lentamente mi cuerpo y mi mente se van llenando de esa tranquilidad, esa belleza, esa energía poderosa que se transmite inevitablemente cuando frente a tus ojos está el mar y podés ver como sus olas juegan con la playa, el horizonte juega con el cielo y todo está en orden, todo es como debe ser y en tu rostro se dibuja una enorme sonrisa que indica que estás en el momento preciso en el lugar perfecto y que podrías no moverte de allí y ¡ser feliz para siempre!

Paro de escribir y me voy a sumergir un poco en esa gran masa de agua salada que rige el corazón mío tanto como a tantas otras cosas más en la Tierra… me sumerjo y siento como cada segundo que paso en contacto con el mar, mis poros, mi piel, mi organismo, mi cerebro, mi corazón y mi mente se tranquilizan, se dejan llevar por las corrientes y se entregan al poder del mar.  Siento como el vaivén hace que mis problemas y pensamientos negativos se alejen y todo, absolutamente todo, va a estar bien.  Ante la ausencia de meditación, de yoga, no queda otra cosa que entregarse a un poder mayor que el de cualquier humano y sonreír mientras la energía es reemplazada por una más pura, más tranquila, más bonita, cortesía del mar…

What a fantastic gift my sister gave me! I get to dream about anything I want and not have to worry about society meddling in my situation or interfering with my concentration!

SOY VIEJA GUARDIA, ES MI CONCLUSIÓN AL SOLTAR LAS TECLAS DE LA MÁQUINA Y OBSERVAR MI MAC BOOK PRO DESDE LEJOS… LO SIENTO MAC, ¡¡¡PERO LO QUE ME DA ESTE APARATO NADIE MÁS ME LO HABÍA DADO NI ME LO PODRÁ DAR JAMÁS!!!
Share:

Comienzo


Hace 350 millones de años no existía como lo hago ahora, por el contrario, era sólo una cantidad de energía divagando por el universo, jugando con estrellas, algunas fugaces, otras no, jugando con planetas, galaxias enteras eran mi distracción y mi campo de juego, los soles me divertían y me recargaban con su infinito poder, y no era quien está hoy sentada frente a esta vieja pero inspiradora y divertida máquina de escribir.

En las estrellas y su luz me resguardaba cuando los cometas amenazaban contra mi seguridad.  En los hoyos negros iba y buscaba lo que nunca había perdido pero por alguna razón me llamaba y me hacía desafiarlo todo al entrar a ellos.  En las cosas grandes, pequeñas, enormes o microscópicas encontraba la magia de un universo aún bastante inexplorado, repleto de astros, sustantivos, momentos y espacios por descubrir.  No necesitaba nada más que el paso de un cometa para darme un divertido paseo rodeada de objetos celestes brillantes, otros no tanto, pero todos por igual interesantes.

Nada podría salir mal, asteroides chocaban contra cualquier ente que se cruzara por su camino, destruyendo parte de ambos como las solíamos conocer, dejando rastros y huellas divagando por el infinito espacio de colores que formaba en aquel entonces este precioso universo que yo, como una amorfa cantidad de energía, disfrutaba recorrer, sin rumbo, sin fin, ah! Y lo mejor, sin afán, porque en aquel entonces el tiempo no era más que la suma de duraciones de episodios, no había ningún indicio de mortales humanos definiéndolo.

Todo era naturalmente caótico y sistemático, así como me gusta, todo tenía su intrínseco desorden y en cualquier momento algún elemento podría intentar variar el orden y la forma casuística de las cosas y las situaciones y podría conseguirlo sin mayores inconvenientes.  Era un universo bastante flexible, permitiendo a todas sus formas, elementos y partes coexistir de manera que la libertad reinaba en el avance de un cometa, de la misma forma como lo hacía en el paso veloz de un asteroide y en el movimiento orbital de tantos planetas que podría visitar con tan sólo proponérmelo.

Ahora, que la luz del Sol de nuestro sistema se va alejando de esta parte de la Tierra, el cielo se va tornando oscuro y comienzan a hacerse visibles todos estos elementos universales que hoy, 350 millones de años después tanto extraño, pues ahora sólo los puedo ver a miles de años luz de distancia y ni puedo soñar con volver a montarme sobre un cometa y viajar sin afán y tan libre como sólo en esa época pude hacerlo.  Veo en nuestro cielo pequeñas manchitas luminosas, unas más grandes que otras, pero todas comparten la misma característica, son inalcanzables y hermosas.   Cómo quisiera poder aún viajar y divagar por el universo como esa amorfa cantidad de energía, en vez de tener que conformarme con sentarme en esta cama extraña frente a esta vieja máquina y vomitar tecleando esta sensación que de repente me cayó como una descarga de los gases de la superficie de Júpiter.

Creo firmemente que ser el cielo ahora no es una casualidad, es un nombre que llegó a mí como el destino, como el destino de las Lunas de recibir golpes indiscriminados de asteroides y rocas celestes, que las tocan para deformarlas porque no tienen mayor forma de evitarlo pues en vez de contar con una protectora atmósfera cuentan con su enorme fuerza gravitacional, que no hace más que traerles abolladuras y totazos.

He perdido la razón, probablemente, luego de tanto tiempo divagando por el universo, me resulta un tanto extraño vivir en un cuerpo que no puede ni volar, pero me gusta mucho recordar aquellas épocas de naturaleza infinita y poderosa, de libertad, de viajes constantes y no controlados.  Me resulta divertido y más que acogedor aceptar que una vez, hace 350 millones de años, era universal, como la energía que cuando abandone este cuerpo pasará a otro estado y en otra aventura me embarcará…
Share:

10.11.11

La razón


Te quise tanto que decidí alejarte, no era por falta de amor sino por exceso de respeto.

Jamás podría darte lo que de mí anhelabas, no porque no quisiera sino porque quien anhelabas no existía en mí, no era yo, sólo fue tu percepción y el deseo que así fuera lo que te llevó a crearme, pero fallaste porque no tenía el material necesario.

Tanto te quise que preferí la soledad a quedarme a tu lado y hacerte daño.

Por no aporrearte aún más me despedí borrándote la sonrisa, nunca dudés de lo que te quise, si hay lugar a dudas, que sea simplemente del inefable destino y de su malévola capacidad de hacer coincidir a quienes nunca serían compatibles.  Dudá del tiempo, de su veloz e invariable avance, pero nunca, nunca dudés de mi amor, porque a pesar de no haber podido ser lo que tanto querías, sentí morir en tus brazos y derretirme en tus labios, esos que renuncié a besar para evitar que palabras de odio llegaran a pronunciar en mi contra.
Share:

25.10.11

Uno más a mi tía


Pasan los días, pasa la gente, pasan las noches, pasa y pasa todo y ella no pasa… ella, ya no está… ella me dejó y yo no puedo olvidarla.

Se fue, lentamente la vi alejarse y no pude hacer nada para evitar su partida.

Ahora, condenada a su ausencia eterna escribo, con la pluma que me regaló, lo mucho que me duele abrir los ojos y despertar a la realidad que me dejó con su adiós.

No puedo olvidarla, no puedo parar de pensarla por mucho tiempo pues sus recuerdos nadan en el mar de mi inconsciente y llegan a mi puerto mental en los momentos menos esperados para recalcarme que la tuve, la viví y la perdí.

Yo no la olvido, yo no voy a encadenar su desaparición a su partida, como dice Calamaro “dicen que sólo muere lo que olvidas”.

La extraño, la pienso, la anhelo y aunque no la llore, no la dejo de querer a mi lado.
Me ahoga por dentro, me quiere cortar la respiración y me comprime el alma en tan poco espacio que sólo puedo sentir dolor.

Una opresión que no se diluye, que no se mengua, si acaso es lo contrario.
Share:

12.10.11


Ahora mismo sólo tomé el boli para escribir por necesidad de jugar, porque de tanto tema no sé ni de qué hablar.

Pensé en pensar antes de escribir, pero la música me obligó a abrir la libreta y de repente, sin darme mucha cuenta ya estaba escribiendo esto.

Tela hay mucha…

Una familia que aún no digiere una ausencia que sólo parece seguir creciendo, la tía se fue hace 3 semanas, casi 1 mes y aun cuando todos nos sentamos en las noches a hablar de todo y nada, su presencia se extraña, se siente un vacío enorme en todos los espacios que han quedado incompletos.  Es algo realmente increíble, como todos hemos tenido que continuar atravesando días sin sus abrazos, sus palabras, sus consejos, su voz, su pelo, sus ojos, todo lo que su grandeza era.  Aún escucho en mi mente su voz, me despido de ella en las noches, en las mañanas antes de salir de trabajar, siento su olor en los objetos que de ella ahora uso y me estremezco cada que siento que me robaron con una aspiradora todo lo que tenía por dentro y me dejaron sólo con un enorme vacío adentro .

No entiendo muchas cosas de la vida, intento seguir “haciéndome la loca”, pero me siento posponiendo lo que siento, pienso, todo.

Esto es una mierda, no miento cuando digo que me siento anestesiada, aunque a veces lo único que me gustaría es tirarme en una playa y abrir mi pecho y dejar salir todo este taco que se me creó cuando mi tía se puso mal y que se apoderó de mi cuando murió, y ahora es más grande que yo y a veces lo siento palpitar dentro de mi reclamando que me desahogue.

Hace tiempo en mi mente paseaban duendes, flores, hadas, unicornios, gnomos, enanitos de colores, dulces soñados y todo un mundo repleto de maravillas, algo mágico, muchos encantamientos, princesas, castillos, estrellas, Lunas, Soles y todo lo atractivo que pudiera uno mantener en su propio universo mental.

Hoy, en medio de la nada y el vacío latente y causante de delirios me pregunto, ¿dónde están?, ¿a dónde se han ido? O ¿acaso están todos dormidos esperando que mi mente y mis letras les devuelvan la vida?
Share:

4.10.11

Te quiero de vuelta.


A vos, a tu boca, a tus piernas, a tu lengua, a tus manos, a tu pelo, a tu voz.
A vos, a tu sonrisa, a tus ojos espejo, a tu sabor, a tu cara de satisfacción, a tu tamaño, a tu culo.
A vos te quiero de vuelta, con todo el amor disponible para mí –sólo para mí-, con toda la lealtad y la honestidad necesaria para que funcionemos en paz, con toda esa gama de sensaciones que a mi lado me hacés sentir.
A vos, de vuelta… Es lo que realmente quiero.
Share:

LA HISTORIA ENTRE LOS DOS


Por: Juan Sebastián de los Ríos

Ana Lucía Pérez Escobar


En un ataque desenfrenado por dejar que el sudor fuera la única barrera entre sus cuerpos, ese hombre, quien hacía 80 minutos era un completo desconocido para ella, besaba hasta lo más profundo de su cuerpo caliente, palpitante de deseo...


Ella era una secretaria de clase media... jamás pensó que sus "necesidades" carnales llegaran al punto de proponerle descaradamente a un desconocido que se tomaran un café... y algo más.


Bueno, démosle un crédito a ella... el hombre no era tan desconocido... de hecho ella llevaba varios meses soñando con el día en que por fin, por alguna casualidad, pudieran hablar, y por qué no? acostarse.


Todo comenzó con el tedio de un lunes, ella llegó muy puntual a su oficina y en el elevador estaba él... sus miradas se cruzaron, esta vez tratando de aprovechar el escaso momento de estar juntos… ella nerviosamente le preguntó el piso, él inquieto respondió: 16. El ascensor subía piso a piso, lentamente, como si fuera cómplice de una situación cargada de emoción... El elevador paró en el piso 10, era donde ella se bajaba... volteó, lo miró a los ojos y le dijo: hasta luego... salió con el remordimiento de la cobardía, pero no sabía que ese mismo día, el sentimiento cambiaría drásticamente.



La jornada laboral se le hizo eterna, no avanzaban los minutos ni disminuía el constante pensamiento en aquel desconocido que le encantaba. Sabía que trabajaba en el piso 16 y se lo imaginaba, en su oficina, con la puerta cerrada, sentado en su escritorio tal vez pretendiendo trabajar.


No podía concentrarse mucho en los papeles acumulados que debía entregarle a su jefe para ser firmados, sentía que en su entrepierna había un calor y unas palpitaciones poco comunes cada vez que su mente se desviaba a la desconocida oficina del piso 16.


Miraba inquieta el reloj sin saber para qué necesitaba que avanzara, no tenía mucha idea qué debía hacer para llamar la atención del hombre desconocido. No sabía absolutamente nada de él.


Logró entregar a su jefe los documentos antes de la hora del almuerzo y decidió salir a almorzar al café-restaurante ubicado en el local al lado del edificio, en vez de comer los alimentos que había llevado para la hora de la comida, se le ocurrió que salir un rato sería bueno para despejar su mente.


Una vez en el café, pidió el menú ejecutivo -su sueldo no le alcanzaba para un lujo mayor- y mientras almorzaba, vio sorprendida como el hombre desconocido del piso 16 entraba solo al lugar. Era su oportunidad, lo sintió y sin pensarlo dos veces, se levantó hacia la mesa donde él se encontraba. Al verla acercarse el hombre compartió con ella una sonrisa, y ella, absolutamente decidida a hablarle, lo invitó a tomar un café.



¿Te puedo invitar a un café? fue el único tembloroso sonido que pudo salir de su seca garganta. Él la miro con la cara de sorpresa que solemos poner las personas cuando alguien nos habla, pero con un tinte de malicia de aquellos que tenemos cuando está pasando algo que sabíamos que pasaría.


Él decidió romper el hielo, ¿cómo te llamas?

- Eso ahora no importa... dijo ella.


Él sonreía entre nervioso y seguro, ella moría por dentro, pero una falsa seguridad se había apoderado de su cuerpo, más aún después de haber sido capaz de, por primera vez en su vida, hablarle a un hombre desconocido.


Dicho esto comenzó un juego de miradas salvajes, era el día en que los planetas se alinean para calentar todo lo humanamente posible. Intercambiaron un par de frases sin sentido, la meta era demasiada clara y los dos estaban en el mismo equipo. Él sugirió pagar la cuenta, más como una invitación a irse de aquél lugar tan público que interfería con sus reales intenciones.


Caminaron por inercia, entraron al edificio fingiendo que no se conocían, sin embargo ya sus cuerpos había entrado en un trance que solo ellos entendían.


Por fortuna estaban solos cuando el ascensor llegó... entraron y en medio segundo estaban dándole todo un espectáculo al personal de seguridad. Ella, quien era decididamente la protagonista de esta película, no oprimió el botón 10, ni mucho menos el 16... pícaramente sus dedos se dirigieron al 18 y luego a su boca, y luego a la de ella, y luego la puerta se abrió...



Alguien entró.  Los dos sintieron como si un balde de agua fría les hubiera caído encima y miraron hacia el piso del ascensor que debía ser la locación para desatar su deseo carnal, pero una vez más, no había podido serlo.  La desilusión que sentían era tanta como las ganas.  Piso 10, se bajó ella, no sin antes mirarlo y en sus ojos él pudo ver la frustración.


Siguió él hacia su oficina, en donde intentó calmar sus deseos pensando en el trabajo, pero no lo lograba.  Ella tras su escritorio hacía lo mismo, miraba papeles, atendía el teléfono, pero su mente estaba en el piso 16.


Una de las llamadas que contestó fue diferente.  Él la había localizado y la estaba llamando a invitarla al piso 16.


“En 5 minutos estoy ahí”, dijo ella intentando sonar lo más seria posible, haciéndolo esperar para no parecer desesperada – aunque ambos sabían que era una sensación mutua - .


El reloj pareció detenerse en el transcurso de esos minutos, que al finalizar la dejaron a ella tocando la puerta de la oficina 1609, al abrirse la puerta sintió como todo se le bajó hasta los pies y una mirada brillante llena de atracción la invitó a entrar.


Sin mucho preámbulo, sus bocas se unieron apasionadamente, mientras él ponía seguro a la puerta.  Ahí de pie, continuaron besándose y comenzaron a tocarse desesperadamente, en un afán explícito de quitarse la ropa.


En medio de sudor, gemidos, sensaciones excitantes, calor y placer se derritieron sobre el escritorio del hombre del piso 16, al cual lograron llegar entre tumbos desenfrenados.  Un revolcón que fue todo lo que querían, sin saber que sería solamente el primero…
Share:

30.9.11


Hace mucho, no recuerdo cuanto tiempo no siento esa emoción característica que los viernes implícitamente contienen y entregan desde que uno abre los ojos y se da cuenta que es el último día de oficina de la semana –al menos para mucha gente-.

Me fascinaban los viernes, su energía, la cara de la gente –muy diferente a la de los lunes-, la actitud, el ambiente, todo se percibía diferente.

Hoy, en medio de la situación más difícil que he tenido que enfrentar, no siento la magia incluida en este día de la semana, me siguen gustando los viernes, pero creo que es el efecto del prozac y su nuevo aliado lo que hace que hoy pueda dibujar una sonrisa leve en mi rostro de vez en cuando.

Tengo tanto sueño… “estoy en el lugar equivocado” es lo que pienso constantemente, sobre todo en días como este.
Share:

29.9.11

Manifiesto

 Una pelea más… en la última oportunidad que decidimos darnos…
¿Es esto señal del fin? ¿Señal de que realmente nunca vamos a funcionar en paz? ¿Es mucho pedir tener una relación en paz?

Dejar pasar esto es sólo activar –inconscientemente- el cronómetro en cuenta regresiva a la próxima discusión, al próximo momento en que la creatividad y la imaginación desarrollen junto con las letras un escrito que le va a causar desestabilidad, dudas e inevitablemente otra pelea.

Siempre he dicho que por encima de todo está mi libertad y eso incluye mi libertad de escribir –sea o no jugando- absolutamente lo que me dé la gana –sin ánimo de ofender-.  El día que no pueda escribir me sentiría peor que si estuviera encarcelada, porque incluso en una prisión podría tener tinta, papel y muchas letras para hacer lo que me gusta, jugar.

No es decisión mía, yo jamás dejaré de escribir, es decisión de quien anda junto a mí, si es capaz de entender que no me limitaré escribiendo y que jamás lo haré.

Si se le generan dudas, no es mi problema, es pura y notable inseguridad, yo por eso paso de tomar cualquier decisión de ese tipoy si se quiere ir porque no soporta mi juego con letras, la puerta la tiene igual de abierta a como la tenía cuando llegó, sin ataduras agradezco, pero preferiría decir adiós a condenarme a ser quien no soy.
Share:

28.9.11

Recorte

“Como se está amaneciendo deberíamos ponernos la ropa, no sea que tu prima nos vea empelota”, dijo con la sinceridad característica.

“Que nos vea, no soy yo quien se queda con una imagen que no le gusta en su mente”, respondió en tono seguro.

Realmente poco o nada le importaba que alguien entrara en su habitación y viera una escena que en su mente quedaría inmortalizada como la mejor escena de su vida.

“Prefiero recibir el Sol con vos así como estás, vale la pena la emoción de mi primer mañana”, continuó.

“¿Cómo es eso, tu primer mañana?”, preguntó

“Acabo de nacer en un mundo nuevo, por eso lo dije”, respondió mirando hacia la ventana, sobre el mar se veía como el cielo se aclaraba con el paso de los minutos y las gaviotas comenzaban a cantar anunciando la mañana.

“No puedo creer que en vos exista ternura” le dijo sintiendo, entre otras cosas, asombro.

“Vas a ver muchas cosas de mi que habían escondidas, es tu culpa si no te gusta, vos fuiste quien me provocó”, le dijo y sin dejar que dijera nada y sin pensar en quien pudiera entrar, rápidamente le dio un beso, no un beso como los de siempre, fue un beso sintiendo algo muy parecido al amor.
Share:

La realidad

Ahí en la playa donde  revientan las olas con la fuerza del agua, donde se entrega el mar a la tranquila arena, donde el calor se acumula en la arena y la energía se siente en movimiento.

Allí en la playa donde la naturaleza terrestre se intenta combinar con la majestuosa marina, donde los colores del mar se detienen para dar paso a los blancos y diversos colores de la vegetación.

Ahí en la playa donde el Sol no encuentra barreras edificadas, donde no hay horizontes finitos, donde el cielo se extiende a abrazar el mar quien con fuerza se levanta para tocar la tierra.

Allí en la playa quisiera estar, escaparme y de majestuosidad natural impregnarme, por el tiempo, el espacio y nada en absoluto tenerme que preocupar, quisiera para olvidar todo por un instante internarme. 
Share:

Sigo igual...


Hoy estoy aburrida, triste, me pesan los ojos – de tanto aguantar lágrimas seguro se han cansado –

Como al mar te extraño
Como al cielo te anhelo
Como a mi sonrisa te he perdido
Como a mis lágrimas te conservo

La tristeza me consume el alma
La aburrición me consume la energía
El desespero me consume la calma
Tu ausencia me consume la alegría

Tiempo, paciencia,
Resignación, esperanza,
Ánimo, fuerza…
Todas esas cosas que nadan a mí alrededor alejándose o acercándose y aumentan mi agonía
Share:

23.9.11

¿Cómo puedo estar? 5 días desde su partida


Ahora mismo, intentar responder la recurrente pregunta “¿cómo estás?” de manera sincera sería más que una expresión de desánimo, una quimera.

Cómo puedo estar a menos de una semana de haberme tenido que despedir físicamente de mi otra madre, eso tan literal como pueda ser tomado, pues ante nadie es un secreto que ella, mi tía, hizo más que un excelente papel de madrina y tomó las riendas cuando por motivos laborales mi madre no podía hacerlo.

Cómo puedo estar si todo lo que pasa a mi alrededor ha sido siempre motivo de conversación con ella, en un intercambio de historias, anécdotas y relatos de parte y parte, en el cual siempre ella tenía algo que aportarme o de alguna manera sus opiniones enriquecían mi ser  ante todas sus muestras de sabiduría y experiencia.

Cómo puedo estar si a pesar de haberla dejado físicamente, mi mente la busca, mis sentidos la confunden entre la gente y mi ser no acepta que la única forma de volver a escucharla es en mi mente o en grabaciones, de verla es en fotos, de olerla es usando su perfume en mi cuerpo, y que por ningún medio podré volver a abrazarla.

Cómo puedo estar… Realmente no es una respuesta sencilla… Agradezco que su sufrimiento y dolor – nunca merecidos – hayan cesado, pero no encuentro consuelo por ningún lado, ni en palabras del sinnúmero de personas que nos han acompañado desde su partida, ni en sus fotografías, ni en mis recuerdos, porque simplemente cada una de esas cosas me recuerda que no está, ni estará.

A mi Ángel.a la adoro, extraño, amo, anhelo, quiero, todo… Su lucero, su vida, su cielo, su luz, su sol, su todo enloquece en su ausencia y en ella se refugia con tristeza hasta que pueda admirar de nuevo los días.

Septiembre 23 de 2011
Share:

8.8.11

I'm just bored.

Hoy sólo estoy aburrida. Todo comenzó bien, dormir sin luz lastimando mis ojos, despertarme con una excelente canción, comer un buen desayuno y todo lo demás estuvo bien. Se empezó a estropear todo cuando casi me voy al suelo en el bus, sigo sin entender por qué los conductores de bus parecen olvidar que transportan seres humanos y conducen como si dentro del bus tuvieran bultos de cemento.
En fin, me logré sentar junto a un hombre de enorme tamaño, digo enorme porque la mitad de mi culo quedó por fuera del asiento, la verdad me sentí mal pero más mal me hubiera sentido de haberme cambiado de lugar, no lo sé, supongo que es esa muestra de humanidad que de vez en cuando se me asoma. Sobreviví al bus y recordé lo que más me molesta de caminar por el centro en las mañanas, ese maldito olor a berrinche producido por la cantidad -desconocida para mí- de indigentes y personas que orinan en cualquier lado, dejando sus rastros en las aceras y ese inmundo olor que se mezcla con las negras emisiones de los buses y los olores que los diversos locales de comida expiden. GAS. Sin nada más que hacer atravesé las calles necesarias para llegar a mi oficina, intentando aguantar la respiración.
Incidente en el asensor, es tan malo que cada vez que se detiene en un nivel se borran los números registrados en el panel y todos se asustan, la verdad es que en cualquier momento nos puede dejar atrapados adentro.
Llegué a mi oficina, sin ninguna respuesta significativa sobre el informe que la semana pasada entregué, me doy cuenta que aún no tengo absolutamente nada por hacer. Decido pintarme mejor las uñas -un morado que combina perfectamente con mi camisa- y ¡pum! Me pega el recuerdo de los sueños -por no llamarlos pesadillas- que me atraparon en la noche y que no hacen más que reactivarme esa sensación de que hay una gran cantidad de cosas que no van como quisiera. "I'm just bored", pensé, y aquí estoy, vomitando letras mientras el portátil que mi jefe -prácticamente obligado- me prestó para hacer mis actividades termina de hacer su virus scan. ¿Pero qué actividades si no tengo nada que hacer?

No quiero hablar con nadie, definitivamente, hoy no me siento bien.
Share:

2.8.11

Visión

Tus recuerdos en un cajón bajo tu nombre. El cajón bajo capas de arena que cada día lo cubren con mayor peso, el peso del olvido.

Un viento sopla fuerte y alcanzo a ver parte de tu nombre bajo la arena, pero el mismo viento se encarga de volver a enterrarte ahí, bajo los millones de granos de arena que el mar empuja contra el cajón de tus recuerdos día a día que pasan las mareas y tu ausencia sigue ahí.

Tu nombre, tus recuerdos, todo se ha quedado enterrado bajo la arena y custodiado por el mar y el infinito poder del cielo, ¿qué más olvido puede existir?
Share:

1.8.11

En mayúsculas

I hate days like this.
Ana Lucía Pérez Escobar está más aburrida que un caballo en un balcón.

No tengo ganas de nada… como raya en el mar, lleno de mierda y de lágrimas y sufrimiento de la gente. La raya se ahoga y se quiere vomitar y sigue nadando… y nada… nada ha cambiado y la raya está perdida entre el día y la noche, está atrapada porque la mierda no la deja ver el camino y sigue nadando… nada sin rumbo, nada sin razón, nada sin motivo o razón alguna, nada perdida, nada y nada cambia y lo que teme en su interior es que nada cambiará y seguirá nadando, nadará y nada hará. Vida rodeada de mierda, vida rodeada de nada
Share:

29.7.11

Frustración

Son las 8:30 de la mañana. Viernes. Inicio de Feria y mundial de fútbol en la ciudad caos. Se triplicará el caos. Gas. Me dispongo a servirme mi segunda taza de café del día, Juan Valdez -obviamente-, soy colombiana y merezco tomar de los mejores cafés del mundo, me rehúso a tomar el ripio de la producción de café -el que no califica como calidad de exportación- como hacen tantos resignados. Intento combatir el sueño mientras me deleito con las historias de Bukowski, pero todo parece indicar que esta batalla la perderé.

Cabeceo, me pesan los ojos, no puedo concentrarme bien y este libro merece más. Lo cierro. Busco una posición adecuada de descanso en oficina -estoy segura que no existe tal cosa- que me deje pestañear mientras despisto a los demás. Miro alrededor, no hay nadie, me recuesto y duermo.

Suena el teléfono, despierto. Sigo en la oficina, afuera pitan buses. 12 minutos -no es suficiente- pensé, pero seguramente pronto entrarán mis compañeros y sería bueno que no me vieran durmiendo. Me incorporo. Frente a la pequeña L que forma mi escritorio, me pongo las gafas y comienzo a jugar en el celular -ya tiene pantalla antiespía- y nadie sabrá lo que hago en mi teléfono.

Maldita sea, apenas son las 8:59.
Share:

Un poco de confesión

Extraño a veces llamarte en las noches, "hasta mañana bixi, japi nit".
Extraño a veces dormir contigo y jugar a abrazarte o a que me abraces y de repente movernos para un minibesito y seguir durmiendo.
Extraño a veces mirar tus ojotes y perderme viendo tu boca mientras mi mente recrea el sabor y la textura de tus labios, con esos movimientos únicos que hacen de tus besos semejante placer.
Extraño a veces tu cuerpo sin ropa, rozarte despacio con mis delgaditos dedos, desde la cabeza hasta los pies, recorriendo todo lo que hay en tu físico que me atrae como imán y tanto me gusta.
Extraño a veces, a veces mucho, a veces no tanto. Respira mi alma sonriente al saber que siempre estás a mi lado. En mi mente te dibujo con facilidad y eso me ayuda a sostenerme hasta que vuelvo a estar a tu lado, momento en que me recargo y me lleno por dentro de herramientas para satisfacer un poco los anhelos de vos cuando te extraño.
Share:

28.7.11

Influencia

Y la sigo buscando a ella. Soltarle mil palabras a cualquiera y recibir otras mil no satisfacen mi maldito deseo de hablar con ella.
La pienso, la busco, no la encuentro y la puteo. Se me perdió y no supe cómo, ¿cómo si todo estaba tan bien? Muchas sonrisas, conversaciones divertidas y llenas de sinceridad, abrazos y todo ese coctel que nos hacía una relación casi perfecta, se fueron al carajo cuando ella agarró la opción de desaparecer, o tal vez no la agarró, simplemente dejó fluir su talento innato de ausentarse.
Vaya mierda, en qué estará y 30 preguntas más me nadan en la cabeza como delfines en apareamiento y dan vueltas y vueltas, una tras otra, enloqueciéndome porque no hay respuesta a ninguna, lo único que sé es que no está, claro, y que me hace tanta falta como siempre que se va.
Share:

Presentes

Mamá… presente
Papá… presente
Tía… presente
Hernán… presente
Nani… presente
Andrés… presente
Mona… presente
Antonia… presente
Mongo… presente
Ana… presente!

Todos presentes, no importa nada más. Luego de 27 años he aprendido que nada importa más en la vida que la familia y saber que hoy estamos todos aquí es un motivo de alegría y mucho amor.

Vivir presentes, no escondidos en recuerdos de tiempos que no se repetirán, mucho menos enfocarse en el futuro porque jamás podemos asegurar que ocurrirá. El futuro es una nublada idea de realización, en la que nada está confirmado y nada es seguro. Es, por lo tanto, imposible de predecir.

El presente es en donde jugamos a la vida y el único tiempo en el que nos tenemos que concentrar.

Hoy estamos presentes, todos estamos aquí, unidos, disfrutando de la compañía, luchando por la vida y nada más importa.
Share:

Ya fue

Es inútil. No es la primer persona que se va. No es la primer vez que lo hace. Debería haberme acostumbrado hace mucho tiempo. Debería no dejarla entrar jamás, debería sentir más ganas de olvido que de hablarle. ¿Para qué buscarla si no me extraña? Si no me busca, si su vida sin mi no le hace necesitarme.

¡A tomar por culo! Muchos se han ido en el camino a pesar de lo bien que iba el recorrido, ¿por qué habría de extrañarme que se vaya alguien con quien el viaje ha sido tan complicado?

Que se quede lejos, en su ausencia, allá donde es imposible encontrarle, donde no se tiene que esconder.

Que no vuelva, que si lo intenta se encuentre con un muro de fortaleza, de decisión y de olvido, que no pueda penetrar ni usando todos sus encantos, porque precisamente eso es lo que hace, entra, encanta, engancha y se marcha.

¿De qué va eso? Yo nunca lo voy a entender y no quiero proporcionarle zona de juego, si quiere jugar con alguien que vaya a un parque, a un casino o a la porra, pero a mi que me deje en paz.

Muchas promesas y otras cuantas más las cocinó en su caldo de desolación que no voy a tomar porque no me hace bien, es hora de pasar otra vez la hoja y con la mano recuperándose volver a jugar, a dibujar en mi mente nuevas historias, grabadas con personajes apreciados y que aprecian, es hora de reaccionar y a olvidarle jugar, pero no jugar como siempre, esta vez jugaré a ganar.

Su grandeza no radica solamente en su poder sino en el que le he otorgado, pues bien, no entiendo para qué hacerlo ahora, por eso le quitaré su "reinado" de magia y todo lo dejaré en unas letras que jamás fueron leídas y unos recuerdos que más queman que alegran.

"Se acabó esta maricada"
Share:

19.7.11

No es por exagerar -ni nada-

De tanto extrañarte siento perder la cabeza que todo el tiempo está ocupada buscándote en mis memorias, recreando escenas, intentando escuchar tu voz, ver tus ojos brillar, sentir mi cuerpo abrazándote, coger tus manos y simplemente verte sonreír.

No puedo concentrarme en otra cosa que no seas vos y me quema asquerosa y dolorosamente tu ausencia.

Ese silencio que tantas veces has usado como escudo o refugio me vuelve a castigar dejándome infinitas preguntas, que no son más que disparos mentales porque no hay quien les de respuesta.

No estás para aliviarme y en mi tristeza me carcomo. Al parecer olvidaste que muero sin vos de "pena moral" y que tenés esa irrefutable capacidad de tranquilizarme cuando mi alma padece de agonías y locuras.

No tengo la menor idea de lo que ha pasado que te arrancó tan drásticamente de mi presente, dejándome divagando en un pasado que cada día se divisa más lejano y borroso.

Con las manos atadas recurro a lo único que poseo, mis letras, para intentar aunque sea por unos momentos captar tu atención, con el fin de que adentro tu chip de quien soy se active y tal vez volvás al lugar en mi vida que te corresponde con exclusividad.

Sólo quiero que volvás, si no lo vas a hacer me condenás al olvido y hasta hoy recuerdo que jamás he logrado olvidarte.
Share:

19.6.11

Carta al amigo ausente

Pensé hace muchos días en escribir esto y hoy que por fin lo hago, no sé por donde empezar.

Supongo que esta es mi reacción ante la improbable situación que se nos presenta, la ausencia.

La verdad pienso en vos todos los días, varias veces al día, me imagino cómo estarás, qué estarás haciendo, si te sentirás contento, si tendrás problemas, cómo vas en el trabajo y qué tal es tu vida sin mi.

La lógica pregunta derivada de eso es, ¿por qué no te busco, escribo, llamo, contacto? No sé si la respuesta sea estúpida, mediocre, o lo que sea, pero es sincera... no soy capaz.

Sabés quien soy y más que todo, sabés cómo soy, por lo tanto no necesito muchas explicaciones ni justificaciones para mi incapacidad, simplemente, me encuentro a mi misma en un conjunto de tormentas, que se desatan en paralelo o en serie y me obligan a retraerme, en mi propia y apacible soledad, para no tener que responderle al mundo con una energía que básicamente voy perdiendo.

La vida nos juntó en un momento y creamos un imperio, atravesamos cualquier cantidad de extrañas o normales situaciones y hoy, que no puedo aproximarme a mi normalidad, te pido entendás que aunque ahora no estoy muy presente, volveré para que reinemos juntos, en la más pura y sincera de las amistades.

Te amo.
Share:

28.5.11

Un buen momento

Te abracé, te abracé tan fuerte que me dolieron los músculos.

Lloré, pensé que te habías ido para siempre, que te había perdido para siempre y que jamás volvería a sentirte como en ese momento.

Te miré, sonreí.

Vaya putada, no era más que un sueño. Sólo en sueños puedo tocarte, sentirte, mirarte...

No importa, mientras te pasees por mis viajes en el Onírico y te aparezcas así sea de lejos para verte me conformo.

De alguna forma vives, vives en mi mente y ahí te atesoro, te protejo y a veces te busco porque en tiempos como este, estoy segura de lo bien que me haría tenerte ahí, junto a mí.

Gracias por dejarte sentir una vez más, es bonito saber que no se puede perder la esperanza en vos porque justo cuando te estabas desvaneciendo, apareciste para hacerme feliz.
Share:

22.5.11

Deseo, deseo...

Vivir en tus sueños, que vivas en los míos.

Que el Onírico nos de la posibilidad de vivir lo que la realidad se ha empeñado tanto en imposibilitar.

Ahí, donde nadie puede entrar, juntarnos eternamente, en ese mundo fantástico donde cualquier cosa puede pasar, estar siempre a tu lado y que jamás nos hagamos daño, sólo vivamos cosas buenas.

Sería una forma de vida indescriptiblemente feliz, saber que todas las noches cuando soñemos estaremos compartiendo juegos, sonrisas, abrazos, canciones y todo lo demás.

No podría pedirle más a la vida y a Morfeo.
Share:

17.5.11

Una verdad aceptada

Encuentro en la soltería un estado ideal, casi perfecto.

Respiro tranquila -cuando no tengo gripa-, no tengo que dar explicaciones y nadie tiene el más mínimo derecho a ponerme problema.

De vez en cuando se llegan a extrañar cosas que sólo una relación otorga, pero no son lo suficientemente buenas o significativas para cambiar por ellas mi libertad.

Yo si sirvo para estar sola, para salir con amigos, para hablar con quien me apetezca.

Yo no sirvo para que me pongan problema, me hagan comentarios con trasfondos desagradables o mal intencionados, no sirvo para rendir cuentas de lo que hago, digo, omito o dejo de hacer.

Soy un espíritu libre, imposible de amarrar, no creo en estar con una sola persona para toda la vida -desde la definición es iluso concebirlo-, y por esto estoy segura que no puedo acomodarme a una relación -y no es por falta de intentos-, me celebro la vida sin alguien que me joda, y como la sociedad vendió muy bien la idea de las parejas y la gente lo tiene instalado en su subconsciente -que tarde o temprano hará de las suyas-, prefiero ser soltera -y feliz-.
Share:

16.5.11

It's a simple thing

I had it, I enjoyed it, I loved it, and I let it go.

No regrets, I feel more than fine knowing that I lived it and I took the most out of it.

I don't want it anymore, I can think of a few reasons why, but they are not worth to mention.

I know what I had and I know that I don't want to have it back, finally!

I can breathe in peace, I can smile because I've managed to seized the opportunity that life gave me and I feel happy to have had some great experiences and to have learned a lot.

What else can you ask in life more than learn and become a greater person to face the new challenges? 
Share:

12.5.11

En tiempos muy difíciles

Es fácil esconderse cuando se está rodeado de oscuridad.

Intentar pasar desapercibido y no responder los llamados del mundo.

Ensimismarse y dejar pasar de lado.

En el cielo nubes grises intentan matizar la oscuridad.

Sombras de sueños desfilan por la mente desvaneciéndose de igual forma que lo hacen en el frío pavimento.

La lluvia no para de caer y todo parece una escena extraída de un libro de EAP.

Tanta oscuridad aturde, ataca y el corazón no recibe tanta energía como debería.

Esperar sin esperar, continuar el camino porque quedarse estático es tan sólo congelarse en un tiempo que no se detiene.

El mechero del bolsillo ha dejado de funcionar, el marciano poderoso se ha perdido...

Hay que ver la confabulación.

Los pronósticos anuncian fuertes tormentas, es mejor buscar refugio en lo único que jamás fallará en la vida... Uno mismo.
Share: