sábado, 24 de junio de 2017

Salto de alegría

Hoy vuelve, soy la más de buenas del mundo. La saca del estadio con cosas como estas, tirarse un viaje durísimo por un par de días a mi lado, al lado del mar y al lado de Matilda... es una grande, nunca había conocido a alguien con tanto descomplique.

Cómo no amarla, es que me derrite, me hace sentir de mercurio, me impresiona su forma de ser, de actuar, de pensar, y más, me gusta mi manera de ser con ella, soy una derretida cuyo objetivo es amarla y dejarse amar, fin.

Que nunca me falte el arte para enamorarla, para hacerla sentir como la mujer más importante del planeta para mi, para mantenerla satisfecha y con ganas de estar siempre a mi lado.
Que nunca me falte el arte, porque ella lo merece todo, todo lo bonito -claro está-, todo lo grande, ella es mi todo de felicidad y yo quiero pasarme todo el tiempo que pueda haciéndola sentir como ella me hace sentir a mi.

Cambió mi vida, ya ni rechazo ni peleo contra el amor, me divierten su locura y sus demonios, me entretienen sus ojos y sus labios, sus historias y sus pensamientos. Ya no soy la misma, ya soy esta que se dedica a maquinar cómo hacerla feliz, por eso estoy haciendo esto, porque a ella le gusta leer lo que la chica entrega cuando juega con letricas.

Que me la traiga el mar rapidito, que el tiempo corra y me la entregue, no veo la hora de volverme a perder en ese mundo que es mío y suyo, de nadie más. No veo la hora de abrazarla, mirar las estrellitas que brillan en sus ojos y sonreír desde el corazón. Eso sí, que Tackar alce la mano y detenga el tiempo, que son muy poquitas horas y quiero que pasen lentamente, para recargarme y llenarme de ella, de manera tal que soporte su ausencia por unos días más, para disfrutarla, para enaltecerla, para mostrarle que todo ese viaje valió la pena.

Daría todo porque se quedara, que no se tuviera que ir... me sueño con la vida a su lado aquí junto al mar, no puede haber un escenario más acertado porque lo nuestro es el agua, ¡es que hasta en eso coincidimos!
Jugar en el mar todos los días, disfrutar tranquilamente su compañía, seguirle la corriente, hacerla estallar de felicidad, darle todo lo bonito que existe...
Quiero la vida enterita con vos Natalia, #TodoConVos
 Y yo con vos Ana.

miércoles, 14 de junio de 2017

Hablemos de juguetes sexuales

Nuevo artículo para Las Delicias de Maiky:

http://www.lasdeliciasdemaiky.co/entrenenas/

sábado, 10 de junio de 2017

Tarea completada

No existe un proceso lógico para desarrollar -queriéndolo- la sensación de pánico, al menos no para mí.
Me desbordaron las sensaciones, los pensamientos, los sentimientos, por eso sentí pánico y me encerré en mi misma al punto que tuve que meterme bajo el agua para obligarme a reaccionar.
Cuando me desbordan las cosas y no sé qué siento ni qué pienso, es mejor quedarme callada hasta desentrañarme y no decir algo de lo que luego me pueda arrepentir.
Tal vez tu no estás acostumbrada a que alguien actúe de esta manera, pero yo no puedo hacerlo de otra. No cuando hay tanto de por medio, no cuando las palabras equivocadas pueden quedarse calándote el cerebro y termine saliéndome el tiro por la culata.
Necesito meditar, entender qué pasó, por qué pasó y es lo que hay, soy muy analítica y un poco a golpes he aprendido que antes de andar diciendo lo que no es, es mejor pensar.
Y con vos, más que con cualquiera, siento que debo pensar bien. Con vos no me permitiré equivocarme, eso es todo.
Uno se puede retractar, pero sé muy bien que las palabras no se olvidan cuando salen en momentos como estos. Por eso me tomo tan en serio las palabras, aunque tu no lo entiendas bien. Con palabras te puedo enamorar o romperte en pedazos, son unas cositas muy poderosas, por eso no las uso a la ligera.

Amo ser todo eso que percibió "todo lo rico". Algo debo estar haciendo bien para haber causado tan bonita sensación, una que me llena de satisfacción y bueno, si al leerme opina todo eso, me puedo quedar tranquila sonriendo, porque todo ha salido desde el lugar, tranquilo y que raya con lo sagrado, donde estás en mi.
No te miento, me aterra -si, me llena de terror- crear altas expectativas porque odio defraudar y en parte creo que por eso me inundé al escucharla y al leerla, ella es importante, lo sé. También sé que te miro a los ojos, escucho tu voz, tomo tu mano y sigo caminando, con la calma y la descarga energética que me significas, con todo el amor que siento y con todo lo que sueño construir a tu lado... Ahí, tal vez sin tanto miedo como antes, respiro tranquila porque sé que esto es lo bueno de la vida, que para esto existimos y que definitivamente, quiero todo con vos.

miércoles, 7 de junio de 2017

Diciendo "las verdades"

No hay que ser un genio para reconocer a una persona que vale lo suficiente como para mantenerla a toda costa en tu vida.

Lejos de la mal llamada perfección, cerca de mi medida inexacta de felicidad, ahí está.

Llegó sin avisar, sin dejarme hacer mucho preparativo ni organizar la casa, así, como llegan las tormentas repentinas que transforman todo a su paso.

Ahora creo que todo lo que estuve divagando entre soledad y mediocridad era lo necesario para prepararme y recibirla.

Su terremoto sacudió todo y tumbó esquemas, ideales, miedos, proyecciones, todo. 
Me sacudió hasta el core y me hizo encontrarme a su lado decidiendo, entre cosas simples, que quería todo, todo con ella.

Las bases siguen intactas, pero todos los "adornos" que no eran necesarios se cayeron a su lado, hasta concluir que lo simple es lo que quiero, que lo simple es ella a mi lado, sin dramas, sin peleas, sin grandes discusiones.

Esto es lo mío, ella me apoya, me pone, me tranquiliza, me sube y me desbarata con argumentos o pucheros, con un beso, una mirada o una palmada -en la nalga obviamente-.

Entre mi caos viene bien su energía, todo parece salirle bien y eso me da calma, apaga mis angustias y me llena de poder para construir un día más.

"Un día a la vez", más que frase de Alcohólicos Anónimos o similares, es una filosofía que ante la ansiedad decidí adoptar. Desde hace casi un par de meses he sentido en cada día que quiero abrazarla en las mañanas que no está, que ver sus ojos cerrados a mi lado es el mejor regalo y la mejor manera de empezar un episodio, que quiero verla en cada atardecer y saber que juntas veremos el próximo amanecer. Llevo casi dos meses deseando tenerla a mi lado todos los días, de a uno a la vez. Que esté de cualquier manera, pero que a pesar de la distancia esté.

¿Por qué? Porque me colorea con su voz, con sus gestos, con sus abrazos, con su jodida mirada y esas sonrisas que derriten. Porque hace que todo sea más bonito, porque le da sentido a cosas que antes no tenían, porque es capaz de hacerme querer estar bien sin químicos, porque me cuida, porque es una fuente inagotable de una energía increíble, porque me devolvió la fe en el amor, porque se deja consentir, amar, adorar, porque me impulsa sin saberlo a comerme el mundo entero, porque me rescató de una vida que no sabía que estaba incompleta, porque mantiene despiertos y satisfechos todos mis sentidos, porque me enseñó que todo con amor funciona mejor, porque me hace ser grande y no me da miedo, porque perderme en ella es mi juego favorito...

La amo, ¿o qué?

¿Qué hay en tu mente?

Un montón de estrellas que se conectan y bailan, un ruido blanco que siempre te acompaña, un bultico color adictivo café que baila sensualmente de un lado a otro, pica un ojo y sonríe, haciéndome sentir que el suelo es movedizo, que mis piernas son de plastilina y todo mi cuerpo se derrite.

Una energía angustiosa que grita fuerte aunque no habla, un corazón que en su arritmia se hace sentir, un cuerpo que desfallece ante los miedos infundados, tan estúpidos como la humanidad, tan reales como la maldad.

Una esperanza puesta en el mar, unas ganas que nunca paran de luchar para conseguir ser notadas y opacar a los demás. Un "pasito a pasito" como mantra, un llamado a mi eterna libertad.

No es pánico a la vida, es pánico a defraudar. ¿Defraudar a quién si ya nadie se sienta a esperar? Calma, calma, finalmente todo tiene que encajar.

Abrir los ojos, temblar, llorar, sonreír, respirar, principalmente respirar. Un minuto tras otro, no pensar más allá. El futuro es sólo oscuro, un cúmulo de incertidumbre que no quiero desentrañar. El futuro es sólo sumatoria de presente. El presente es este minuto, no el próximo, no el que acaba de pasar.

En este minuto escribo, en el que viene ya no sé, tal vez ir a nadar al mar, tomar algo tranquilo, caminar o sólo respirar. Si respirando te gastas la vida, ¿de qué vale lo demás?

Estás sentada en un sueño, un sueño que se va haciendo realidad. Abre los ojos, sonríe, respira profundo y conéctate al Universo, da las gracias y dedícate a continuar.

Día de nubes, día de agua, día de tranquilidad. Baja tus propias expectativas, tu vida es envidiable la verdad.

Nadie espera nada de nadie más que construya y busque su propia felicidad. Si no es así ya se estrellarán. No hay libreto, no hay manual, te respondes a ti misma, calma que lo vas a lograr.

¿Lograr qué? Tranquilidad.
Miro a mi hija, ella es calma, alegría y paz. "Ser como ella cree que soy", dicen que es lo que uno debe ser. Vaya locura.
Tranquilidad, gratitud, plenitud, valorar.

Quisiera hablar con el amor, cariño mío, ¿cómo estás?
Anoche en la tormenta me soñé estar a su lado, abrazar su cuerpecito y en sus ojos ver mi seguridad.

Amor, gracias, te amo.

Deadlines, es hora de sentarme a trabajar.