viernes, 30 de noviembre de 2007

Día gris

Hola Sol, si mi Sol, te hablo a vos!


Por qué me asomo por la ventana y sólo veo tonos grises en el cielo?
Por qué tu energía está tan bajita que no te alcanzo a percibir estando tan cerca?
Acaso vale la pena despertarse si vos no vas a estar ahí para alegrar mi día?
Acaso vale la pena levantarse de la cama si el día esta triste porque vos no estás?


Cómo pueden vivir en Alaska tranquilos?
Me siento en invierno eterno, sé que estás ahí pero no te puedo ver claramente,
Me siento con las manos atadas, porque no querés iluminarme,
Me siento con el corazón como una pasita, no has podido entenderme?


Te quiero como a la Luna, te quiero como al agua, te quiero como a los colores, te quiero conmigo...
Extraño sentirte, extraño abrazarte, extraño quien soy cuando estás conmigo!


Una especie de orgullo intenta darme fuerzas para no caer en el mundo estúpido que es vivir sin vos,
pero es imposible olvidarte y dejar de recordar que sos tan grande que la Tierra gira a tu alrededor...


Me cambiaron todo, ya no quiero escribirte más...

No hay comentarios: