miércoles, 16 de enero de 2008

Pensando en vos


No puedo dormir, hablé con Morfeo para que me llevara al mundo Onírico y allí me permitiera ser feliz, pero no funcionó...
Tal vez no esté en el lugar correcto, tal vez no tenga sueño porque he dormido mucho en estos días o tal vez la pensadera y la ansiedad no me dejen dormir.
Extraño tantas cosas tuyas que no sé como he podido ignorarlas y seguir adelante, dejándote atrás como si hubieras sido un lugar en un camino que se quedó atrapado en el tiempo, olvidado por quien lo habitaba.
Sueño algunas noches que estás a mi lado, siento que no te has ido y me estremezco por no poder contener la energía que me inyectás, obviamente es sólo en sueños, porque al despertar me siento vacía, sin tu presencia y tus juegos de vida y de amor.
Quisiera llegar saltando al día en que pueda volver a verte sin restricciones del mundo humano, abrazarte y mostrarte cuanto te amo y que vale la pena que no nos vuelvan a separar porque merecemos compartir más tiempo y desatar todos los sentimientos que nos hacemos sentir y que no pudimos liberar porque el destino así lo quizo.
Cerca de mí hay una chica que amo, tampoco puede dormir, tiene muchas cosas en su cabeza y la noche no quizo que descansara en ella, la dejó despierta y la condenó a pensar en todo lo que está viviendo que es bastante complicado.
Tal vez sea sentirla despierta otra razón por la cual no dormí más y aquí estoy gastando lo que queda de noche escribiendo, no lo sé, sé que te extraño tanto que puedo vivir sin vos e ignorar la falta que me hacés o puedo disfrazarla de interés por saber cómo es tu vida sin mí, para darme cuenta que sonreís pero también me extrañás.
No sé aún por qué los sucesos de este mundo loco y aterrador nos llevaron a vivir tan lejos y tan conectados, porque sé que también querés que llegue el día en que podamos volver a unirnos para no dejarnos más, porque nunca hemos entendido la ausencia y mucho menos nos hemos dejado de amar, simplemente el tiempo y la ausencia mandaron el amor al sótano y le apagaron la luz para que no pudiera salir, pero aún se sienten los golpes que se da contra las paredes intentando salir cuando el Sol es tan fuerte y el día tan alegre, que vivir esos momentos sin el otro revuelven las tripas y chupan el corazón como si fuera una pasa.
Te extraño, tanto que no sé como ignorarlo ahora que me di cuenta...

No hay comentarios: