viernes, 16 de mayo de 2008

Demalas

Como cuando te cae una caca de pájaro en el hombro, llevando puesto un vestido especial que tenías planeado usar ese día desde hace tiempo.
Como cuando salís a tomar el bus que pasa cada 45 minutos y lo ves pasar frente a tus ojos sin poder hacer nada para que se detenga y se va dejándote ahí.
Como cuando pasás una tarde entera en la peluquería haciéndote un peinado super complicado y cuando salís a la calle está cayendo un aguacero que quiere causar un diluvio.

Ves como pasan los minutos gastando los días y vos no podés hacer nada para detener un tren que va a una velocidad absurda, y te va dejando atrás a medida que tu mente se va resistiendo a la idea del cambio.  Sentís que no es tu día, sentís que no es tu noche, sentís incluso que los dioses se están riendo de vos sentados en el Olimpo mientras ven lo que considerás tu desgracia, sentís que te amarraron de pies y manos a una boya y que te dejaron a la merced del mar con su marea y del cielo con su clima.

Si no sos capaz de aceptar las cosas que no podés cambiar, qué se supone que tenés que hacer?

No hay comentarios: