lunes, 11 de agosto de 2008

Parálisis

Aumentó la fuerza con que late el corazón. 
Calma. 
Taquicardia. 
“Te quiero dar besitos”. 
“Ah si?” Alzaste un poquito las cejas y sonreíste.  “Yo también”. 
Risas. 
Silencio. 
Cambio de tema. 
Crisis de emisoras.
Intenté con todas las fuerzas moverme. 
“No puedo moverme”. 
Risas. 
Enredo en cargador. 
“Tengo que hacer algo, te quiero saltar encima pero no puedo moverme”, “Saltame”. 
Saltaste. 
Me besaste. 
Me derretí. 
Se sacudió algo por dentro. 
Te alejaste. 
Mi mano en tu cuello. 
Te besé. 
Corazón en los labios. 
Sabés delicioso. 
Estallido de hormonitas de felicidad. 
Te suelto.
Me besás.
Quité mi mano de tu cuello.
Sensación brutal en mi mano.
Recostaste tu cabeza contra la cabrilla.
“Es demasiado bueno cierto?”.
Tiemblo.
“Qué horas son? Vámonos ya”. 
“Nooooo”.
Me lancé hacia vos.
Te besé.
Derretido de Nanu en la silla de un carro.

No hay comentarios: