This is default featured slide 1 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

This is default featured slide 2 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

This is default featured slide 3 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

This is default featured slide 4 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

This is default featured slide 5 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.This theme is Bloggerized by Lasantha Bandara - Premiumbloggertemplates.com.

27/05/2024

¿Quién mató a Matthew Perry?

¿Pudo alguien matar al genio que nos dio al increíble Chandler Bing?

Matthey Perry
Munawar Hosain/Fotos International/Getty Images

Esto es lo que sabemos: 

Lo encontraron muerto en su jacuzzi.

Sufrió un paro cardio-respiratorio.

Estaba limpio, luchando para estarlo, pero limpio desde hacía un año y medio. 

Recibía dosis de Ketamina de forma periódica, suministrada por su médico. 

En su casa, la Policía de Los Ángeles no encontró ni un solo narcótico.


¿Cómo murió?

Primero se detuvo su sistema cardiopulmonar, si eso no lo mató, entonces murió ahogado, no sé cómo funciona bien la cosa, no soy médico. Averigüen ustedes y me cuentan.


¿Por qué investigan su muerte como un crimen?

Aunque Matthew Perry tuvo más recaídas que meses tiene el año, estaba limpio, consumía la dosis de Ketamina requerida para no morir de cuenta de la abstinencia que lo atormentaba día a día, y nada más, prueba de eso es que la Policía de los Ángeles no encontró drogas en su casa.

Sin embargo, en la autopsia de nuestro amigo se encontró que en su sistema había una gran cantidad de Ketamina, que no hacía parte del tratamiento médico. Entonces, ¿de dónde la sacó?, ¿quién se la dio?, ¿por qué se la dieron? 

Eso es lo que pretenden responder la Policía de Los Ángeles (LAPD) y la Administración para el Control de Drogas (DEA), pues dado el estado de salud en el que se encontraba uno de los protagonistas de la mejor serie de televisión de todos los tiempos (si usted no es fan de Friends, no hable), y dados los problemas médicos que casi lo llevaron a la muerte en episodios anteriores, conseguir su muerte con esta mega dosis de ketamina era una certeza. 


Conclusión

Si él se la tomó solito, esto ya se puede calificar de suicidio. Si a él se la dieron, he ahí un crimen. Afortunadamente este hombre fue un grande y nos dios uno de los más queridos personajes, y el hecho de que la DEA se haya involucrado, nos da una esperanza de que esto se va a resolver y no nos vamos a quedar con la duda.

Aunque la verdad, creo que él debe estar riéndose, en donde sea que esté, diciendo... you don't have to investigate that, is not like I'm gonna come back, you know? could I be any more dead?


Foto: Reuters

09/04/2024

¿Preguntó por mí?

—¿Ana está bien?

—Sí. Tan bien como se puede estar sin el amor de su vida, ese que le quitaste. Ella está bien, sonríe, se ríe, colorea, vive en feliz en la finca con sus animales, la tienen muy bonita. Está haciendo algo de ejercicio, se toma las medicinas juiciosa, incluso le disminuyeron la dosis de una de ellas. Está escribiendo, se ganó hace poco otro concurso de escritura y va a participar en otra antología. Está matada con su camioneta nueva. Toma el sol todas las mañanas, tiene una relación muy estable y bonita con Natalia. La psiquiatra la felicitó en la última cita que tuvieron.  Ana es una persona alegre, a veces callada, loquita como siempre. Hay temas que le duelen mucho, como no tener al amor de su vida, eso la hace llorar de inmediato, incluso nos pidió el favor de no volverle a hablar de ella, pero es solo porque es su talón de Aquiles, y hasta que no la tenga de regreso, no va a estar bien del todo. Es un poco descarado que preguntes por ella, ¿no te parece? Pusiste una nube negra sobre su alma, que rápidamente le borra la sonrisa y le quita la calma. 

Tan bien como se puede estar sin el amor de su vida

mujer hablando por teléfono
Fuente: Ilustración Mujer hablando por teléfono - Blog Estefanía de RégilBlog Estefanía de Régil (estefaniaderegil.com)

04/03/2024

Tenía que nacer el 29 de febrero

 

Natalia, Daniela y yo

Ella es un universo en sí misma, llena de historias, aventuras, energía bonita y algunos duros recuerdos.

Está llena de poder, en sus ojos habitan hechizos y en su voz el encanto de la alegría.

Caótica, extraña, mágica y peculiar, como ella no hay muchos seres humanos y es una lástima, la verdad, aunque así ha de ser porque creo que, si se encuentran dos como ella, implota el planeta.

Yo la llevo tatuada en mi espalda, palpitando en mi corazón y sonriendo en mis recuerdos, porque a pesar de lo maluco que hemos atravesado, el espejo de su mágica sonrisa siempre reina en mi mente.

Bienvenida al nivel cuarenta, niña del azul, es un honor acompañarte en tu viaje.

28/02/2024

¿Vos qué escribís?

Gajes del oficio de ser escritora

La pregunta obligatoria de cada persona que quiere entablar conversación conmigo:



Mi respuesta automática es: lo que me dé la gana.

Así, cruda, sin tapujos, sin intenciones de disfrazar y llena de franqueza, porque es la verdad, yo escribo lo que me dé la gana.

Si me sale escribir poesía, eso hago, así no tenga nada de poeta ni siga reglas, métricas ni formaciones que configuren el resultado como poema.  Lo mismo con alguna historia, cortica o larga, del tema que tenga en la lengua.

Esa es la clave, escribo lo que me dé la gana del tema que tenga en la lengua.

Ensayos, relatos, poesía, opiniones (que aquí se llaman Patadas de realidad), monólogos y frases que no son célebres porque yo, ni destacada ni famosa.

Escribo muchos contenidos LGTB+ porque se generan enormes cantidades de escenas de este tipo en mi cabeza, y porque son llamativas. Está claro que el sexo vende y dado que se me facilita describir encuentros sexuales de forma estética, lo hago.

Algunas enfermedades mentales, la muerte y el suicidio también hacen parte de mi abanico temático. Ahora no voy a meterme por ahí.

A veces se alborotan las letras en mi cabeza porque recibí algún estímulo o concebí una idea y, si logro vencer mi pereza, escribo.

Para no ser grosera respondo: de todo.  Sin embargo, en realidad quisiera decir, yo escribo lo que me da la gana cuando me siento a hacerlo o cuando me atacan las letras.

De lo que me dé la gana y en la forma en que me dé la gana.

De lo que quiera, como lo quiera. Va sonando menos grosero.

De lo que haya en mi cabeza, o de lo que me pida el cliente, en cualquier formato. Bah. Ya nos vamos por las ramas.


18/01/2024

No sabemos contemplar

No nos lo enseñaron, tampoco lo descubrimos. Confundimos hacer nada con estar aburridos, entonces hacemos cualquier cosa por el tiempo que sea necesario, para luego detenernos y pronto nos embarcamos en una nueva actividad, porque quedarnos quietos, haciendo nada, tan solo mirando, contemplando, se asocia con perder el tiempo, y dios nos libre de semejante pecado (que se les quedó por fuera de los diez mandamientos a los católicos) o tal vez en la época de Moisés no se consideraba pecado, o tal vez ese estaba en la tabla de piedra que Moisés quebró por cascarrabias.

Ni contemplamos para afuera, ni contemplamos para adentro.

Nos aproximamos cuando vamos en un tren -o cualquier otro- y no tenemos con qué entretenernos, es como una contemplación obligada, que más adecuado sería llamarla: mirada perdida con cavilaciones aleatorias cerebrales (igual a aburrición).

Acostarse en una hamaca a mirar el cielo, sentarse a observar un bosque, mirar un paisaje, en silencio, sin escuchar música, sin teléfono -o sus similares-, sin distractores, es un acto al que nunca nos acostumbramos y nos parece una locura, un desparche, una vagancia, una pendejada.

No tenemos que hacer nada, podemos sentarnos en un parque, mirar por la ventana, acostarnos mirando al techo, durante el tiempo que podamos y aguantemos. Si, el que aguantemos suele ser menor que el tiempo que podemos.

Los viejitos saben ser más contempladores, ¿será porque a medida que envejecemos nos damos cuenta de que todo importa un pepino (perdón, pepino), un carajo, y que aprendemos más viendo el mundo pasar, dejando que el cerebro haga emerger ideas y pensamientos mientras nuestros ojos solo observan lo que tienen al frente? ¿o será porque no tienen cómo entretenerse?

¿O será porque tienen mucho tiempo libre que les queda tras hacer filas en las EPS y vueltas en los bancos, y les da hasta para contemplar?

En los colegios o en las casas deberían enseñar a contemplar, pero ¿quién sabe hacerlo?

Tal vez por nuestra incapacidad de hacerlo es que nos meten tanto contenido estúpido, vacío (¿si vio el oxímoron?) por todos lados. Si aprendiéramos a quedarnos quietos, no tendríamos esa necesidad de mover los dedos hacia abajo en una pantalla y consumir poco conocimiento pero grandes cantidades de necesidad de seguir moviendo los dedos hacia abajo, porque a veces ni estamos mentalmente conectados a lo que vemos y nuestros dedos siguen atrayendo contenidos.

Mover los dedos arrastrando videos e imágenes en una pantalla es una droga, la heroína del mundo digital, sintética, no entra por las venas ni la nariz, entra por los oídos y los ojos. EHeroína. Heroín@.

Nos enganchamos y ni nos aprovechamos de esos algoritmos que bien podrían enviar.

—¿Vamos a contemplar juntos?

No creo que sea una frase muy pronunciada o escrita entre personas.

Si usted es capaz de mirar a su novia, desnuda, bañándose al aire libre, lo felicito.

Si usted es capaz de mirar las olas del mar (o el oleaje) sin tener en su mano un distractor por más de diez minutos, lo felicito.

Y recibirá mayor admiración a mayor tiempo contemplando.

Es que es muy berraco, y no he siquiera tocado el tema del interior. Esa mirada sí que es dura.  Aplausos para todo el que lo hace.

¿Cuántas horas no habrán pasado contemplando los grandes pensadores de la antigüedad? ¿Cómo se configurarían sus vidas y sus mentes para que pudieran hacerlo durante tanto tiempo? Porque Sócrates no salió con tanta cosa en “media horita”.

Por ahora me despido, voy a ver una enorme nube que parece Godzilla, a ver si aprendo ese jodido arte de contemplar. Eso sí, primero la foto para la posteridad ;)

🚀Viaja al pasado ⏳