jueves, 8 de noviembre de 2018

Buscando un broche para soltar la mierda

¿Alguna vez te ha pasado que te despertás sintiendo que no tenés nada para qué despertarte?

Es como un enorme wtf, se queda uno en silencio mirando para todos lados, como buscando una ramita en el techo de la que poder pegarse y arrancar con algún sentido la vida.

Me pasa muy a menudo, qué sensación tan deprimente, ¿o será la depresión misma?

Angustiante, a decir verdad.
¿Qué se supone que hace uno?

Yo medito mucho, soy una persona muy consciente de mi misma, de lo que vivo, de lo que siento, de lo que pienso. Me encuentro a mi misma como objeto de estudio en muchas ocasiones, al pensarme fuera de mi puedo encontrar tal vez un poco de soluciones y de reflexiones que me sirven para seguir adelante, pero en casos como este que describí, no tengo la menor idea.

¿Para qué abrí los ojos?, ¿tengo algo qué hacer?, ¿eso que tengo que hacer me hace sentir bien?, ¿útil?, ¿tiene algún propósito?, ¿qué pasa si no lo hago?
¿Da igual si me levanto o no? ¿a quién le importa?

Es como una plomada mental, emocional. Sólo falta encontrar el broche para dejarla caer y liberarse de ella.

No hay comentarios: