viernes, 2 de marzo de 2007

Desubicada, tostada y oyendo música

Si volver a montar en el Carbiélago no devolviera recuerdos indeseados, lo haría.

A donde iré si ya no tengo puertos? Sí tengo puertos!

El problema es que no hay conciencia de lo que se construye en el día, gran parte del tiempo esperamos olvidar las cosas del pasado que duelen y gastamos los minutos que nos regalan en el día pensando en el ayer, en vez de continuar aumentando las experiencias que nos harán llorar en el futuro, cuando llegue el día de mirar hacia atrás para verificar el valor de nuestras vidas.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Envueltas en un humo, acorraladas en una caja azul fría por dentro, se dieron cuenta de muchas realidades ajenas y propias.

Descubrieron su verdadero vínculo, su atracción y se dejaron llevar por la oscura noche sin rumbo fijo, solamente viviendo entre risas, peleas e impresiones, canciones, llantos y el manto de luz que la pequeña Luna trataba de regalarles, a pesar de las luces de una ciudad que se defiende de un virus que la consume y se lleva el orgullo que tanta gente luchó por construir.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Si me dejás ahora, dejame tu calor envolviendo mi alma
Si me dejás ahora, llevate tu cuerpo, tus labios y tu mirada penetrante
Si me dejás ahora, no olvidés llevarte nuestros hijos...

No olvidés tampoco traer una caja fuerte, para que empaqués mi corazón y no lo dejés escapar, porque no quiero que vuelva a mí si no te tengo

Llevátelo todo!  Llevate tus ojos que tantas veces sequé
Llevate las lágrimas que no derramaste por quien soy sino por quien quisiste que fuera,
Llevate el calor que emanaba tu cuerpo cuando sólo había uno, llevátelo para que no me queme en el dolor y la soledad que me atrapará, porque mi deseo es amarte y que me amés
Llevate la música, llevate mi voz, porque no quiero cantar si tus oídos no lo van a percibir,
Llevate mi sonrisa también, porque no tiene sentido continuar con la hipocresía y sé muy bien que no reiré pues la alegría que renació con vos morirá cuando me dejés para siempre.
Llevate el Sol porque no quiero luz sin vos, llevate mi Luna, llevate las estrellas, llevate todo lo que tengo y dejame el dolor que me castigará por no ser la estrella que te debía llevar a tu lugar perfecto.

Dejame sola en una isla donde no habite nadie y no pueda encontrar quien pueda ocupar tu cargo, porque no tendría sentido contratar un trabajador mediocre que no haga las cosas perfectas como vos.

Todavía te preguntás si alguien en todo el mundo te ama más que yo?

El día que te fuiste cometiste un error, tenías que llevarte mi parte en vos y la parte de vos que tengo en mi, pero te maldigo por sacarme de tu universo y quedarte clavado en el mío con mil estacas, que se entierran cada minuto como lo hace el agua helada en las personas, por todos los poros, recordándome que para hacerte feliz nací y no pude lograrlo.

El día que te fuiste cometiste un error, no cerraste la puerta con seguro y así separarnos para siempre, y hay duendecitos montando en unicornios inalcanzables, que se pasean de un lado de la puerta al otro y revuelven las flores y el aroma a prisión, con los colores y el amor vivido.

No hay comentarios: