jueves, 21 de junio de 2007

En una oficina

Qué otra cosa se puede hacer,
cuando el cuerpo es atrapado,
en un lugar sin cadenas,
pero un papel creó una obligación??

Mira hacia un lado,
hay personas sumergidas,
en lo que hay en un monitor;

Mira hacia el otro,
hay un muro con adornos,
intentando colorear su paisaje;

Mira hacia abajo,
y ve sus piernas temblando,
negando la posibilidad de estar quietas,
incitando al resto del cuerpo a escapar;

Mira hacia arriba,
qué han hecho con el cielo?
Han puesto un obstáculo de cemento, lámparas y placas plásticas,
para que los hombres no intenten escapar,
aunque sea usando su imaginación...

El instinto animal, qué pasó con él?
Los hombres no nacieron para ser encerrados en jaulas sin rejas,
Los hombres no nacieron para estar atrapados sin razón,
Los hombres no nacieron para trabajar sin entusiasmo,
Los hombres no nacieron para ser inmersos en tal monotonía,
 
Monotonía que quema las neuronas, mientras la luz emitida por la pantalla de un computador entra por los ojos y llega hasta el cerebro, borrando recuerdos felices de épocas de parques, juegos de fútbol, cielos azules, nubes danzantes, helados, perros jugando, ocupando los espacios con información que persigue en las noches y recuerda las obligaciones que nadie pidió y alguien aceptó sin darse cuenta.

Monotonía que rompe espíritus, desgarrando las ganas de salir de viaje, de tener una familia para disfrutar, de ver una película en compañía de una buena persona, quitando de la memoria la sensación de un niño todas las mañanas al comenzar un nuevo día, un nuevo día que no puede traer nada mas malo que no ser elegido en un partido, o caerse jugando escondidijo.

Qué sentido tiene gastar el tiempo en una oficina, si el tiempo no tiene determinado su final,
Qué sentido tiene vivir sin disfrutar las cosas que quitan el aliento,
Qué sentido tiene levantarse todas las mañanas si las actividades no provocarán sonrisas
Qué sentido tiene acostarse a dormir al llegar la noche, añorando que en sueños la mente llegue a mundos que la oficina no dejará conocer?

No hay comentarios: