martes, 27 de mayo de 2008

Caíste de nuevo, no?

Se te había olvidado lo que se siente cuando perdés a quien amás?

Tanto que alegaste del amor y mirate, tenés el corazón arrugado porque te enamoraste hasta el delirio y de quien lo hiciste estaba lejos de entregarse sólo a vos porque su corazón ya tenía quien lo hiciera palpitar...

"No me vuelvo a enamorar" ni a patadas, ni obligada, ni que fuera loca lo volvería a hacer.  La última vez que lo hiciste te dejaron en el medio de la nada, con las manos vacías, el corazón partido en pedacitos, la mente maquinando millones de cosas todo el tiempo y una adicción enorme.  Gastaste mucho tiempo, energía, lágrimas, noches sin dormir, minutos vacíos, deseos, ruegos, conversaciones y pensamientos tratando de dejar atrás el dolor que sentías y rejuraste, luego de haber tocado fondo de una manera indigna, que jamás volverías a ponerte en la misma situación y ahora perdiste por evitarlo, caíste sin darte cuenta y estás al frente de otra oportunidad obligada de replantearte.

Es hora de "hacer de tripas corazón" como dicen por ahí y volver a ver el Sol con ganas de levantarse, acostarse sin miedo a lo que traigan los sueños y acostumbrarse a la idea de que una vez más perdiste, pero todo va a estar bien.

No hay que odiar al amor, lo que no debes hacer es volverte a entregar a lo mismo de siempre, a quien no te entrega lo que vos querés o a quien lo entrega cuando el mundo deja.  Aceptá tu derrota y levantate con ganas otra vez, que muy pronto en el aire se volverá a percibir la alegría que te recorre por dentro y vas a sonreír sin la máscara puesta...

No hay comentarios: