martes, 1 de agosto de 2017

Cuando vuelve la oscuridad

No sé en qué momento se me volvieron a perder las ganas de hacer cualquier cosa.
De repente todo se descontroló en mi cerebro y la idea de acabar la vida volvió a sonar acertada.
Todo iba muy bien y de repente, todo se fue derrumbando cual castillo de naipes y me encontré a mi misma sintiendo pereza de todo, ante todo.
Nada me provoca, nada me emociona, nada me alegra sinceramente, excepto ella -y Matilda-.

No sé qué demonio se me metió y decidí dejar el antidepresivo. Ahora lo estoy pagando caro.

Toda mi vida -vista desde afuera- es hermosa, está llena de motivos para agradecer, soy una mujer muy afortunada. Tengo un apartamento muy bacano, mi carro es un sueño para muchos, tengo dinero, buenos amigos, ingresos pasivos, soy inteligente, tengo una familia disfuncional y muy querida, mi novia es un ser humano increíble por cualquier lado que se le mire, mi perra se derrite de amor por mi, tengo una casa preciosa en la costa... Mil cosas componen mi vida, la adornan, la hacen envidiable.

Y sin embargo, aquí estoy, acabando de salir del médico con una prescripción de medicinas para el corazón, para el cerebro y para el sistema autónomo central.
Han dejado de funcionar como deberían y ahora todo me cuesta, hasta sentarme a colorear me cuesta, nada me entretiene. 

La frase "pobre niña rica" se me dibuja en la cabeza y un puño mental la destruye. Yo no pedí esto, yo no busqué estar así, yo no quise ser "fallosita" como bromeamos mi bombón y yo.
Yo quisiera ser como una persona normal, me he preguntado varias veces últimamente qué sentirá una persona normal, si sentirá que se le estalla el corazón mientras se ducha con agua caliente durante unos minutos, si se cansa lavando platos o cocinando, si le provoca llorar al ver los ojos de su perro fijamente porque sabe que algún día no los verá más, tonterías o cosas importantes así me he preguntado últimamente.

El cardiólogo me dijo que todo irá mejorando, siempre y cuando continúe los medicamentos. Algunas personas toman medicinas de por vida por diferentes condiciones, supongo que yo también lo haré, sólo debo hacer las paces con esa idea y darle tiempo a los químicos de volver a encauzarme.

La próxima vez que me quiera desintoxicar de los químicos, por favor golpéenme y eviten que lo haga.

Necesito entender que no soy normal, que nunca lo he sido, que nunca lo seré tampoco. Entenderlo y aceptarlo, a partir de ahí reconstruirme y amarme así, deschavetadita. ¿Qué hay de malo?, sólo es ser diferente, no importa en qué medida.

Afortunadamente nunca he tenido los cojones para quitarme la vida, de ser así, seguramente no estaría aquí escribiendo pendejadas.

Apelo a una capacidad extraña de asombrarme y celebrar las cosas más sencillas, apelo a la fuerza del Universo, apelo al amor, apelo al "pasito a pasito", apelo al "un día a la vez", apelo al "solo por hoy", a todo lo que tenga que apelar y aferrarme para volver a sentirme bien, para reinventarme y poder sentir que gané una vez más la batalla a la que me enfrento cuando las D atacan con todo lo que traen y me inundan de oscuridad.

Doy por terminado mi intento de dejar los antidepresivos, esta todavía tiene lidia que dar.

martes, 11 de julio de 2017

Al pasado déjelo quieto

Al pasado no hay que darle mucha mente, no hay que buscarle razones ni excusas, no hay que reblujarlo, principalmente.

¿Pa' qué si no se puede modificar? Torturarse es dejar la cabeza enfocada en escudriñarlo, acciones sin sentido, sin grandes logros ni motivos de orgullo.
Aparte de una que otra reflexión, hurgar el pasado no sirve pa nada.

"Hay que filtrar los pensamientos", como dice un buen amigo, sobre todo cuando hay arrepentimientos y no dejar calar en la mente a esos pequeños bastardos que nada bueno dejan a su paso.

Todos tenemos pasado y no hay que enfocarse mucho en él, ni en el propio ni en el ajeno, porque ese es un peor error, más que titánico, joder a otro por su pasado, como si tuviéramos manual, instrucciones de cómo vivir o incluso la moral para juzgar a nadie, a nada.

Pretérito quedate donde pertenecés, en el recuerdo, en el olvido.

lunes, 10 de julio de 2017

Nah

¡Punto para el clorhidrato de paroxetina!

A veces siento que lo estoy perdiendo, que nunca voy a ser a "normal", que no podré curarme.


Soy la capitana, si, controlo mis pensamientos cada vez que me lo propongo, los que no es porque salen de cuenta del subconsciente y ese ya sabemos de dónde saca tanta cosa.
Soy la capitana y sin embargo a veces no soy capaz de ver la luz al final del túnel, me queda grande sentir que puedo salir de esto.

 
La D ataca y sin mucho esfuerzo me borra el sentido, desordena mis ideas, amarra mi bienestar en el fondo de un abismo que no se me hace sencillo alcanzar.

 
¿Cuál es el punto de todo? ¿De cualquier cosa? 

 
Esta mierda no es fácil de combatir, en días como hoy siento que pierdo la batalla...

domingo, 9 de julio de 2017

Ella es todo lo sagrado

Amar la libertad sobre todas las cosas, aferrarse a ella como el salvavidas más seguro en el medio de cualquier tormenta.

Libertad es escape, es respirar, es todo lo que necesito en mi mente para continuar.
Libertad para soñar, libertad para conquistar, señalar en un mapa el próximo destino para viajar, libertad para amar, para cambiar, para pensar.

Grabada en mi cuerpo, grabada en mi alma y en mi manera de pensar, me refugio en ella, mi eterna amada libertad.

sábado, 8 de julio de 2017

Una certeza real

Juegue con letras, haga lo suyo.
Póngalas al derecho, al revés, en orden, en desorden.
Haga con ellas lo que le de la gana, como hace con todo.
Entre líneas pocos entienden pero muchos creen hacerlo, deles cuerda.

Antes escribía más que ahora, antes este blog era diferente, lo siento por el cambio, aunque han de ser las putas expectativas autoinducidas, porque nadie las ha elevado y es la verdad.

Puedo decir lo lindo que está este día reflejo de una tormenta, ¿cuál tormenta? El autor sabe, el resto la adjudica a lo que le sale del coco, o del orto, a saber. Eso es lo lindo de esto, cada uno encuentra en las letras el reflejo de quien es, no de quien soy, por eso estamos fuera del alcance de los juicios.

Y eso que me ha costado relaciones.

¿Te gusta? Bien. ¿No te gusta? Bien. Revisa cada uno con sus ojos, no con los míos. Leen mi juego y lo ordenan sus filosofías. Ahí hay magia.

Amor a las letras, a su infinita capacidad de construir, de enamorar, de derribar un imperio, de hacer sonreír. Con letras se arman sueños, se dibujan viajes, todo, todo son ellas.

#AmorALasLetras

¿A quién no le han roto el corazón con un mensaje? ¿A quién no han hecho sonreír con una frase? Magia pura es esto del lenguaje. Te eleva o te entierra. Grandeza es este invento, es la verdad.

Alguien me dijo un día que las certezas no existen. Mi amor por las letras es una certeza, mi amor por la naturaleza es otra certeza, no son cosas desarrolladas, son cosas que aparecieron instantáneamente, tanto que ni recuerdo en qué momento arrancaron.

Venga, que me desvío. ¿Desvío de qué si no hay camino?
27 letras, infinitas posibilidades, hágame el hijueputa favor, ¿cómo no amar esto?

viernes, 7 de julio de 2017

Para ese que no es capaz de hacerte feliz

Vos no tenés los cojones que se necesitan para estar al lado de ella y hacerla feliz. Maldito pijo. No los tenés y nunca los vas a tener. Sos un petardo que la enamoró, le llenó la cabeza de ilusiones y la dejó tirada en cuanto se empezó a poner duro. Sos un pendejo. No la merecés y espero que ela pueda despertar y mandarte más allá de la mierda, donde deberías estar desde hace rato. Gilipollas, me encantaría que ella siguiera adelante, te dejara sembrado en tu propia cobardía y nunca más pudieras enredarla. Ella merece el Universo entero y vos sos incapaz de darle nada.

sábado, 24 de junio de 2017

Salto de alegría

Hoy vuelve, soy la más de buenas del mundo. La saca del estadio con cosas como estas, tirarse un viaje durísimo por un par de días a mi lado, al lado del mar y al lado de Matilda... es una grande, nunca había conocido a alguien con tanto descomplique.

Cómo no amarla, es que me derrite, me hace sentir de mercurio, me impresiona su forma de ser, de actuar, de pensar, y más, me gusta mi manera de ser con ella, soy una derretida cuyo objetivo es amarla y dejarse amar, fin.

Que nunca me falte el arte para enamorarla, para hacerla sentir como la mujer más importante del planeta para mi, para mantenerla satisfecha y con ganas de estar siempre a mi lado.
Que nunca me falte el arte, porque ella lo merece todo, todo lo bonito -claro está-, todo lo grande, ella es mi todo de felicidad y yo quiero pasarme todo el tiempo que pueda haciéndola sentir como ella me hace sentir a mi.

Cambió mi vida, ya ni rechazo ni peleo contra el amor, me divierten su locura y sus demonios, me entretienen sus ojos y sus labios, sus historias y sus pensamientos. Ya no soy la misma, ya soy esta que se dedica a maquinar cómo hacerla feliz, por eso estoy haciendo esto, porque a ella le gusta leer lo que la chica entrega cuando juega con letricas.

Que me la traiga el mar rapidito, que el tiempo corra y me la entregue, no veo la hora de volverme a perder en ese mundo que es mío y suyo, de nadie más. No veo la hora de abrazarla, mirar las estrellitas que brillan en sus ojos y sonreír desde el corazón. Eso sí, que Tackar alce la mano y detenga el tiempo, que son muy poquitas horas y quiero que pasen lentamente, para recargarme y llenarme de ella, de manera tal que soporte su ausencia por unos días más, para disfrutarla, para enaltecerla, para mostrarle que todo ese viaje valió la pena.

Daría todo porque se quedara, que no se tuviera que ir... me sueño con la vida a su lado aquí junto al mar, no puede haber un escenario más acertado porque lo nuestro es el agua, ¡es que hasta en eso coincidimos!
Jugar en el mar todos los días, disfrutar tranquilamente su compañía, seguirle la corriente, hacerla estallar de felicidad, darle todo lo bonito que existe...
Quiero la vida enterita con vos Natalia, #TodoConVos
 Y yo con vos Ana.