lunes, 16 de abril de 2007

A quien le dio por volver

Por qué se da ese intercambio entre música y escritura cuando vos llegás y te vas?

Parece que todo quedara dicho sin hablar, en un mundo determinado por la interconexión de 2 órbitas que giran alrededor de un recuero de un amor y una amistad.

Las palabras significativas sobran, cuando las conversaciones ridículas devuelven el sentimiento o la sensación de bienestar, que se confunde tras el miedo de perderse de su mundo imaginario, construido por llantos y risas, desde la peor tragedia vivida hasta la cúspide de una felicidad momentánea disfrazada de canciones, risas, peleas, sexo, miradas, y todas esas cosas que hicieron anhelar lo conquistado sin saber.

A vos, tormento de mi pasado y presente, te pido que te alejés de mi mundo hasta que pueda aceptarte sin amarte, hasta que el Sol no me traiga el recuerdo de tantos días que desperté con vos, hasta que la Luna no me recuerde tu llanto por tu amor perdido y tu cara de desolación con tus ojos nublados, hasta que la música que llega a mi mente no me acuerde de todo lo vivido con vos, que me persigue como policía a criminal, como si debiera vivir encadenada a adorarte.

Te pido que no volvás, y me liberés de mi sentencia: 
    
Título: Sentencia
Artista: Alberto Plaza

Estaré en tu boca por donde vayas 
y seré yo mismo lo que tú beses 
habrá primavera todos los meses 
y serán de nubes nuestras murallas. 
 
Seré el compañero que no desmaya 
cuando venga el tiempo de los reveses 
nos levantaremos una y mil veces 
ganaremos una y otra batalla. 
 
Mírame a los ojos, yo te sentencio 
a volar conmigo por el silencio 
a escapar del yugo de la memoria. 
 
Mírame a los ojos, no digas nada 
la desesperanza está derrotada 
Este es el amor. Lo demás, historia. 


Podré quitarme las cadenas que aflojaste un día y luego volviste a apretar cuando te diste cuenta de los cambios que enfrentabas al perderme?

No hay comentarios: