Conclusión de un sábado al medio día

Si ya no te escribe ni te llama cuando se emborracha, ya no es tuya