lunes, 14 de enero de 2008

Sobre una religión


Rodeada de personas que se refugian en su religión, con tanta fé que no logro entender, se aferran a su dios, le hechan la culpa de todo lo que pasa, casualidad o consecuencia, siempre es el motor de sus mañanas y noches, no sé en que lugar están sus propias decisiones, no sé en que lugar dejan cabida al azar o el destino, o tal vez sea que todo lo anterior lo maneja su dios y por eso prefieren creer sólo en él...
No lo sé, no entiendo...Pueden estar caídos en la pobreza, nadando en plata, muriendo de enfermos o brincando saludables y todo es por culpa de su dios, ahora no sé si admirarlos por esa resignación o qué sentir, realmente me impresiona tanto amor, si es que se puede llamar amor...

No hay comentarios: