sábado, 5 de enero de 2008

Despertar en paraíso

Amarga obsesión cuando no estás a mi lado, dulce sensación de satisfacción si tu sonrisa me hechiza.  Busco en tus ojos si de verdad sentís amor, y en un viaje sin regreso me pierdo nadando entre colores, acompañada de estrellas que se incrustan en mi deseo de tenerte.

Lágrimas se escapan de mí al sentirte tan lejos que tu energía no dibuja mi sonrisa, despierto forzada, Morfeo me castiga por no estar con vos, y el Sol se reúsa a saludarme por no seguir mi corazón, sino la intención de aprender a vivir sin tu presencia.

En sueños no me abandonás, siempre llegás a torturarme con tu figura perfecta y tus labios intocables, mordiendo suavemente una piel que se estremece cuando el fuego de tu mente se hace sentir.

Con vos se fueron los despertares alegres, las sonrisas sinceras, los ojos brillantes y los labios palpitantes.  Conmigo se quedó la mente condenada a no dejarte, el corazón que se acelera con tu nombre y el martirio que es no tocarte más que en sueños, obligándome a despertar en el paraíso sin vos.

No hay comentarios: